Nacional

Suspicacias dominan en Diálogo Nacional

* Daniel dice que su bancada no respaldará paquete de leyes económicas para ajuste concertado con Fondo Monetario * Giro inesperado y PLC se alía con los Azul y Blanco para rechazar el desafuero del presidente Bolaños

Humberto Meza

El Poder Ejecutivo y el Parlamento instauraron ayer una nueva etapa de acuerdo político, al formalizar un diálogo, aunque dominado por las suspicacias que no garantizan la aprobación del paquete de leyes económicas, exigidas para el programa de ajuste concertado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
El secretario general del FSLN, Daniel Ortega, aseguró durante la reunión con el presidente Enrique Bolaños y el resto de partidos parlamentarios, que su bancada no respaldará el paquete de leyes estructurales, contrario al compromiso asumido por el PLC, que empezó a dar muestras de acuerdos con el mandatario, tras diez meses de confrontación.
La primera señal de entendimiento ocurrió durante la sesión legislativa de la mañana, cuando ya casi por concluir, el PLC se alió a la oficialista bancada Azul y Blanco para rechazar el dictamen que recomendaba suspender la inmunidad a Bolaños, situación que no fue nada agradable para la bancada sandinista.
El desagrado se evidenció cuando al momento de votar el dictamen, 17 diputados sandinistas se abstuvieron, mientras el resto de los 38 miembros de la bancada no emitieron ningún tipo de voto, lo que para Ortega demuestra que el PLC plantea canjear con Bolaños la propuesta de amnistía general, a la que los liberales le darán trámite a partir de esta semana.
“Los diputados liberales montaron una trampa, porque la propuesta de la desaforación fue de ellos, no del FSLN. Ahora lo rechazan en una votación, cuando tienen un proyecto de amnistía que el FSLN no va a permitir”, aseguró el líder sandinista.
El jefe de la bancada liberal, Enrique Quiñónez, presentó a inicios de la semana un proyecto de amnistía general, para beneficiar a “toda personalidad política señalada de acciones reñidas con la ley”, condición que extiende el privilegio no sólo hacia el ex presidente Arnoldo Alemán, sino hacia los mismos aspirantes presidenciales, sobre quienes penden amenazas de inhibición política, incluyendo al ex alcalde sandinista, Herty Lewites.
Sin votos por ahora
Si bien este proyecto beneficiaría a Lewites y su contrincante liberal, Eduardo Montealegre, las bancadas minoritarias que integran sus aliados en el Parlamento descartaron que ofrezcan sus votos para aprobar la amnistía general.
Orlando Tardencilla, de la bancada Azul y Blanco y aliado de Lewites, aseguró que por tratarse de un proyecto político, su bancada no permitirá que reúna la aprobación en el Plenario, aunque aseguró que todavía “no ha sido discutido formalmente en la bancada”.
Jamileth Bonilla, miembro de la bancada ALN-PC, controlada por Montealegre, descartó también que sus votos garanticen la aprobación de esta ley, mientras el PLC corre el riesgo de hacer públicas sus intenciones, sin tener las garantías de los votos.
“A esta bancada no la van a atraer con esa carnada (…) ellos sabrán lo que hacen, pero para mí no deja de ser pura propaganda”, valoró la diputada liberal

Elecciones, el nuevo blanco

Con todo, el muñequeo por vincular la amnistía a las garantías políticas de los precandidatos demuestra que las elecciones presidenciales se configuran como un nuevo blanco de tensiones, en el que se inscriben los partidos políticos al margen del diálogo.

Tal percepción quedó planteada en Washington durante la presentación del más reciente informe del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, ante la Asamblea General, en el que proclamó el “éxito de la misión” encabezada por el embajador Dante Caputo, pero estimando que aún falta “más monitoreo” sobre la situación política del país.

“El problema ha sido resuelto por los nicaragüenses... y eso es muy satisfactorio para la institución”, subrayó Insulza, adelantando que conforme al mandato del Consejo Permanente, la OEA seguirá observando el proceso electoral y la situación general en Nicaragua

El alto funcionario indicó que los acuerdos políticos y la aprobación de la Ley Marco “abren un camino en el cual es posible apostar ahora a un proceso pacífico con un gobierno estabilizado, hasta las elecciones del próximo año, y con un proceso electoral que se abre bajo buenos auspicios”.