Nacional

“Nicaragua defenderá derechos de emigrantes”

* Califica de “drásticas” las disposiciones del vecino gobierno e indica que harán que se respeten derechos humanos de los nacionales * “Que castiguen a sus empleadores, es su derecho, pero que no traten como delincuentes a emigrantes”, señala

Vladimir López

El ministro de Relaciones Exteriores, Norman Caldera, aseguró que Nicaragua defenderá los derechos humanos de los emigrantes nicaragüenses en Costa Rica “con toda la fuerza que tenemos”.
El canciller nicaragüense, quien calificó de “drástica” la nueva Ley de Migración de Costa Rica, señaló que los emigrantes tienen derechos. “Ser emigrante no es delito”, dijo, “no se puede tratar a un emigrante como un delincuente, aunque ese emigrante esté ilegal”.
El ministro Caldera reconoció que todo país tiene derecho soberano a imponer sus normas, pero agregó que en el caso de la nueva ley de migración, “ellos --los ticos-- quieren castigar a sus empleadores, pero ese es un asunto interno de Costa Rica”.
El canciller se refirió a lo anterior tomando en cuenta que la nueva ley migratoria de Costa Rica contempla una multa económica a las empresas que otorguen empleo a los indocumentados.
“Nosotros creemos que son medidas drásticas, pero ellos (los ticos) están en su derecho de imponerlas. Nosotros (los nicas) también tenemos una ley de migración, pero nos aseguramos que con esa ley se respeten los derechos de los emigrantes en nuestro país”, expresó.
El canciller expresó que se analizará la nueva ley migratoria para conocer si los derechos de los emigrantes aparecen “cubiertos” por esa norma, “puesto que los convenios y los tratados internacionales, de acuerdo con la Sala IV Constitucional de Costa Rica, están por encima de la ley ordinaria”.
“Hay convenios sobre los derechos humanos de los emigrantes, está la Convención de Viena sobre relaciones consulares que contienen elementos que permiten a nuestra representación allá (en Costa Rica) prestar auxilio y asegurar la defensa de los derechos humanos de los nicaragüenses en el exterior”.
La aprobación de la Ley de Migración de Costa Rica es considerada como una respuesta de los ticos, tras la decisión de Nicaragua de cobrar 20 dólares por la visa, lo mismo que pagan los nicas para entrar a territorio tico, más cinco dólares por el formulario o solicitud, a todo el tico que desee ingresar a territorio nica.
Las relaciones entre Nicaragua y Costa Rica se tensaron a raíz de que los ticos decidieron elevar la pretensión de que sus guardias naveguen armados sobre las aguas nicaragüenses del río San Juan, ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.
Sin embargo, para el canciller Caldera la Ley de Migración de Costa Rica ya venía caminando desde hace rato, “y lo importante es que tenemos que asegurarnos de que la misma no sea violatoria a los derechos humanos de los emigrantes”.
Asimismo, en tono enérgico, el canciller Caldera consideró que la demanda de La Haya “va a servir para demostrarle a Costa Rica que no tienen ningún derecho sobre el río San Juan, y que de una vez por todas deje en paz a Nicaragua”.