Nacional

Osegueda culpable

• “Voy feliz a la cárcel”, declaró al abandonar el recinto donde se realizó el juicio • Veintidós testigos y 21 horas de declaraciones, que incluyó volver al sitio donde se dieron los hechos • El lunes 31 de octubre la juez que llevó el caso leerá la sentencia

ESTELÍ
Los miembros de un jurado de conciencia declararon culpable por el delito de asesinato a Santos Roberto Osegueda Palacios, quien ultimó de dos balazos al periodista y abogado esteliano Ronny Adolfo Olivas Olivas, el pasado 14 de agosto.
Después de 21 horas de escuchar y analizar los distintos alegatos, tanto a favor como en contra, así como las declaraciones de al menos 22 testigos, el jurado emitió la madrugada de este martes un veredicto de culpabilidad por el delito de asesinato contra Santos Roberto Osegueda Palacios, alias “El Pelón”.
La sesión comenzó el lunes 24 de octubre con dos horas de retraso, luego de tediosas reuniones para seleccionar a los miembros que conformarían el jurado, y para que la juez de Distrito Penal de Juicio, doctora Elizabeth Corea Morales, diera las instrucciones.
Tres testigos
Rindieron sus declaraciones Edgard Palma, Luis Octavio Benavides y Karina Massiel Jarquín, quienes observaron cuando Santos Osegueda, después de agredir al periodista Olivas, realizó los disparos con un revólver marca Colt, calibre 38, que semanas atrás, según las investigaciones, el autor encontró en una calle cercana a la Escuela Normal, en el barrio “Arlen Siú”.
El arma fue presentada en el juicio, y según determinó la Policía, pertenecía a Julio Armando Pereda Robaina, un señor de origen cubano y nacionalizado en Nicaragua, que labora en una empresa de tabaco asentada en Estelí, y la cual le fue robada de su casa.
A petición del defensor público, Nelson Cortés Ortiz, la juez aceptó que los miembros del Tribunal de Jurado se trasladaran al lugar donde Osegueda Palacios disparó contra Adolfo Olivas Olivas.
Como táctica, Cortés solicitó también a la judicial Corea Morales una serie de recesos a la que ésta accedió.
El representante del Ministerio Público fue el licenciado Edgard Armando Aráuz, quien tuvo como asistente a sus colegas juristas Yaoska Balladares y Sandra Mata.
Dos intervenciones
Por su parte, Santos Roberto Osegueda Palacios tuvo dos largas intervenciones en el juicio, señalando en una de ellas que actuó en defensa propia y que había sido Adolfo quien lo agredió inicialmente, según él, cuando se negó a pagarle sesenta córdobas.
Una de las testigos principales --Karina Massiel Jarquín--, quien abordó el taxi que conducía Santos Roberto, señaló que escuchó la detonación de un balazo y observó, a una cuadra de distancia, cuando el reo tenía doblegado a Olivas con una llave (estilo karateca), y luego cómo de una de las manos donde Osegueda tenía el arma salió una chispa (tiro).
Recuento de los hechos
Y es que la madrugada del 14 de agosto al llegar al extremo noreste del barrio Panamá Soberana, cerca de donde vivía Adolfo Olivas, el taxista le cobró sesenta córdobas porque lo había trasladado desde la parte sur a ese sector. Como Olivas --quien andaba 120 córdobas en sus bolsillos-- creyó que no tenía dinero, le dijo a Santos Roberto que lo esperara que iría a su casa a sacar el dinero, a cuadra y media del lugar del asesinato.
Según los testigos, en ese contexto comenzaron los hechos, y fue cuando Santos Roberto le pegó un golpe en la región frontal derecha a Olivas, dejándole una lesión, hasta culminar disparándole.
El autor se entregó tres días después en el sector conocido como La Sirena, a unos siete kilómetros al norte de esta ciudad.
Tras las deliberaciones concluidas a las 3:53 minutos de la madrugada de este martes, los miembros del tribunal de jurado emitieron el veredicto de culpabilidad en contra de Santos Roberto.
Posteriormente se dieron los alegatos en los que el defensor público Nelson Cortés pidió a la juez de Distrito Penal de Juicio, doctora Elizabeth Corea, que aplique la pena de 15 años a su representado, porque tiene atenuantes --como la entrega voluntaria-- y colaboró para que los oficiales de Policía encontraran el revólver que había dejado en un paraje cercano a La Sirena.
La parte acusadora dijo que Santos Roberto actuó con ventaja y alevosía en contra de Adolfo.
La judicial Corea Morales estableció para el lunes 31 de octubre a las dos de la tarde una audiencia especial, para dar lectura a la sentencia condenatoria definitiva.
Al salir escoltado de la sala donde se realizó el juicio, Santos Roberto Osegueda Palacios, sólo expresó: “Voy feliz a la cárcel”.