Nacional

Pena máxima a los que mataron al cruzrojista


Lizbeth García

Después de que los miembros de un jurado de conciencia los declaró culpables, el Ministerio Público solicitó al juez Cuarto Penal de Juicio, Jaime Alfonso Solís, una pena de 37 años y medio de cárcel para los asesinos del cruzrojista Moisés Niño Hernández.
El fiscal Elton Ortega desglosó la pena que solicitó para Danilo Pérez Calero y el ex policía Marvin José Chirino Aguilar de la siguiente manera: 25 años por el asesinato consumado y doce años y medio por el asesinato frustrado que cometieron en perjuicio de Osniel Niño, hijo del socorrista.
Pero como nuestra legislación establece que la pena máxima en Nicaragua son 30 años de cárcel, el judicial no podrá imponer a los acusados los 37 años y medio que la Fiscalía solicitó.
12 años al tercero
Para Francisco Antonio Granizo Chirino, la Fiscalía solamente solicitó doce años y medio de cárcel, porque él sólo fue declarado culpable en lo que hace al delito de asesinato en grado de frustración en perjuicio de Osniel Niño. Durante el juicio, Walter Centeno, logró probar que su defendido no participó directamente del crimen.
Para la Fiscalía, Granizo Chirino fue un inductor, pero su defensa adelantó que cuando apele de la condenatoria, probará que a la hora de los hechos su cliente estaba en su casa en el barrio La Luz, sitio donde el 20 de agosto ocurrió una tragedia, cuando Moisés Niño murió a consecuencia de trece puñaladas, las que recibió por defender a su hijo Osniel.
El abogado acusador, Enrique Gutiérrez, le solicitó al juez que castigue a los acusados a la pena máxima de 30 años de cárcel porque a su juicio los asesinos incurrieron en agravantes al actuar en cuadrilla, de noche y aumentar el sufrimiento de las víctimas deliberadamente, y por el asesinato frustrado pidió una condena de 15 años.
Los abogados defensores, por su lado, coincidieron en sus alegatos solicitando las penas mínimas establecidas en la legislación nicaragüense para el asesinato y asesinato frustrado, pero será hasta el 27 de octubre que el juez Jaime Alfonso Solís se pronunciará sobre las pretensiones de las partes, cuando dicte la sentencia condenatoria.