Nacional

Huracán Wilma barre península de Yucatán

* Si se queda sobre tierra por un período mayor ocurrirá una catástrofe en México * Nunca el ojo de un huracán había atravesado una ciudad tan poblada como Cancún * Cuba espera en vilo ante avance lento e impredecible del meteoro, mientras en Florida hay impaciencia y confusión

MÉXICO /AFP -Wilma empezó a barrer este viernes la península mexicana de Yucatán, donde más de 50,000 personas permanecían a resguardo bajo una lluvia torrencial y vientos huracanados que amenazaban con prolongarse hasta el domingo, a causa de la lenta velocidad del meteoro.
Los principales centros turísticos de la región quedaron desiertos para una jornada dura y larga, a causa de los lentísimos 7 kilómetros por hora de desplazamiento de Wilma.
El huracán, de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson (5) y con vientos de hasta 230 km/h, tocó tierra firme al sur del balneario de Cancún tras golpear primero la isla de Cozumel, según el boletín de las 21horas (GMT) del Centro Nacional de Huracanes de Miami (NHC, en inglés).
"Si se queda sobre Yucatán por un período significativo de tiempo, serán noticias terribles para México", dijo el director del NHC, Max Mayfield.
"Se ha hecho todo lo humanamente posible", había declarado horas antes el secretario de Gobernación mexicano, Carlos Abascal, mientras una población atemorizada se ocultaba en más de 2,000 refugios en los Estados de Quintana Roo y Yucatán.
"Serán un par de días difíciles", declaró el presidente Vicente Fox en un viaje a Nayarit (oeste). "Bien vale la pena ir a un albergue, no apegarse a las pertenencias, no por cuidar la casa o el mueble pongamos en riesgo la vida de nuestros hijos", pidió Fox a la población.
El diámetro del ojo de Wilma era muy amplio, de 55 km, lo que podía provocar momentos de calma engañosos una vez en tierra, advirtieron las autoridades. "El ojo es enorme, lo que va a dar una aparente calma de 6 a 7 horas, es decir, va a haber la apariencia de que ya pasó el huracán, pero no es así", advirtió el gobernador de Quintana Roo, Félix González.
Tras ese período de calma "viene la parte de atrás del huracán, y son de 5 a 6 horas de vientos continuos, como si simultáneamente tuvieras varios huracanes", explicó. Wilma podría salir de Yucatán el domingo por la mañana rumbo a Florida, donde las autoridades tuvieron que atrasar varias veces las medidas de emergencia, añadió González.
Seis heridos en Playa del Carmen
Seis personas resultaron heridas con quemaduras este viernes en Playa del Carmen (80 km al sur de Cancún) al incendiarse un tanque de gas que cayó de una vivienda tras el paso del huracán Wilma en la zona, informó la Unidad de Protección Civil local.
"Son seis heridos por quemaduras por un 'flamazo', no explotó el tanque, sólo se cayó por los fuertes vientos; las personas ya están siendo atendidas", dijo a la AFP vía telefónica Moisés Ramírez, comandante de Protección Civil en Playa del Carmen.
El funcionario declinó dar más detalles sobre los heridos, quienes se encontraban en una vivienda iluminada con velas ante la falta del suministro eléctrico que afecta a la región por el paso del meteoro.
En el balneario mexicano de Cancún, con 700,000 habitantes, la jornada fue interminable. "La preocupación mas grande es que nunca el ojo de un huracán había atravesado hacia una ciudad tan poblada como es Cancún", explicó el gobernador en declaraciones a W Radio.
El ulular del viento y de las precipitaciones, convertidas en agua arrojada hacia todos lados, arreciaba con las horas, según pudo comprobar la AFP. Las calles cercanas al mar se encontraban inundadas. Árboles de mediano tamaño habían sido arrancados de raíz, y lo mismo sucedió con al menos media docena de señalamientos vehiculares en el centro y en los primeros 5 km de la zona hotelera (de 28 km de largo).
Una bodega con 3,000 despensas se inundó, y el Ejército tuvo que intervenir para rescatarlas. En un informe radial a media jornada, el subsecretario municipal de Seguridad Pública, Salvador Rocha, advirtió que había visto aún a gente recogiendo cosas en las azoteas de las casas.
"Les pido que ya no suban, lo que va a volar va a volar, y en este momento ya hay muchos proyectiles en el aire que pueden resultar peligrosos", alertó Rocha.
Dentro de los albergues y refugios, la aprensión dominaba, y los turistas intentaban sobrellevarlo lo mejor posible. "El próximo martes (mi hija) cumple dos años. Estábamos en un hotel muy cercano a la playa, pero desde ayer estamos aquí", comentaba mientras fumaba Gavin Coope, un turista de 27 años de Warwick, Inglaterra, en uno de los hoteles de la ciudad.
Lento avance y Cuba en vilo
Wilma empezó este viernes a afectar con fuertes lluvias regiones del centro y occidente de Cuba, que esperan en vilo ante el lento e impredecible avance del ciclón, que ya provocó el éxodo de casi medio millón de personas de las áreas de riesgo.
Intensas lluvias, fuerte oleaje y penetraciones del mar son los primeros azotes del temido ciclón, categoría 4 en la escala Saffir-Simpson (de 5) con vientos de 230 km/h, en esas zonas de la isla que, según los pronósticos, van a recibir un mayor embate a partir del lunes.
Wilma disminuyó su ritmo de desplazamiento prolongando la angustia en México, Cuba y la Florida (EU), y quedará atrapado entre dos anticiclones en las próximas horas.
A medida que pasan las horas aumenta también el temor, aunque los cubanos, acostumbrados a estos fenómenos, y quienes se ufanan de tener el mejor sistema de prevención del mundo, comenzaron desde hace dos días las evacuaciones masivas y la provisión de alimentos, agua y velas para pasar largos días con huracán.
Impaciencia en Florida
Las autoridades de Florida tienen las manos atadas con el huracán Wilma, y siguen retrasando medidas de emergencia en el estado, porque aunque se pronostica que el ciclón azotará la zona a principios de la semana próxima, es amplia la incógnita sobre el cuándo y el dónde.
“Tanto la localización como el momento de los impactos en Florida aún son muy inciertos", dijo este viernes Richard Knabb, del Centro Nacional de Huracanes (CNH) en Florida.
Inicialmente los pronósticos indicaban que Wilma llegaría a Florida el viernes, luego que el sábado y ahora se espera que sea el lunes. El miércoles el gobernador del estado, Jeb Bush, decretó el estado de emergencia, activó a la Guardia Nacional y se iniciaron evacuaciones obligatorias de turistas en los Cayos del sur.
Pero las evacuaciones de residentes han quedado en suspenso hasta que las autoridades "puedan determinar el momento aproximado de llegada de los vientos con fuerza de tormenta tropical a los cayos", indicó este viernes la oficina de Emergencias del condado de Monroe, que tiene jurisdicción sobre esta cadena de islas de 80,000 habitantes.
Otros condados están a la expectativa sin saber muy bien cuándo deberán tomar las medidas inmediatas de emergencia. "Tanto la localización como el momento de los impactos en Florida aún son muy inciertos", dijo ayer Richard Knabb, del Centro Nacional de Huracanes (CNH) en Florida.
Una incógnita para los meteorólogos
El errático y lento avance de Wilma tiene a prueba la paciencia de los meteorólogos, que buscan descifrar la trayectoria del poderoso ciclón. A medida que pasan las horas, los pronósticos de los centros de meteorología de los países amenazados han ido variando tanto en la trayectoria exacta como en el ritmo de avance del ciclón, categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, de 5.
"Es un pronóstico muy complicado. Es un sistema que va a moverse muy lento, nos va a tener en tensión por muchos días. La batalla será larga", advirtió el jefe del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba (IMC), José Rubiera.
El especialista, el más destacado de la isla y a quien los cubanos siguen atentos a toda hora por radio y televisión en estas emergencias, explicó que en horas de la noche de este viernes Wilma disminuiría aún más su velocidad de traslación.
Entonces, añadió, el ciclón "se estacionará o se moverá muy lento y un poco errático sobre Yucatán" y quedará atrapado entre dos anticiclones --uno al oeste en el Golfo de México y otro al este en el Atlántico--, y deberá esperar una onda con vientos "que lo saque hacia el nordeste".
Inicialmente, el IMC había advertido a los cubanos que los mayores embates de Wilma se sentirían en el centro y occidente del país, sobre todo en la provincia de Pinar del Río, a partir de este viernes. Pero Rubiera señaló ahora que "el lunes es que estaría cruzando frente a la costa noroccidental de Pinar del Río rumbo a la Florida".