Nacional

25% de alza en luz

* Ministro Arana lo acepta y lo justifica y dice que lo implementará “a lo largo de este año y parte del próximo” * Además FMI exige al gobierno reducción del gasto público y del déficit fiscal para proteger reservas internacionales * Por si algo faltara, el grupo de países donantes de apoyo presupuestario nos redujo 20 millones de dólares a causa de la inestabilidad política y deficiencias en la lucha contra la corrupción

Carlos Salinas

El Fondo Monetario Internacional (FMI) exigió al gobierno implementar “sin demora” “enérgicas medidas correctivas” que incluyen el incremento de un 25 % en la tarifa de energía eléctrica, debido a que el país no aprobó una evaluación del organismo multilateral sobre la implementación de reformas estructurales que permitan encarrilar el programa económico pactado con esta institución.
También ordena la implementación de un mecanismo que permita ajustar automáticamente las tarifas de acuerdo con los cambios en los precios de los combustibles.
Estas medidas forman parte de una evaluación preparada por una misión técnica del FMI que visitó el país en septiembre pasado para conocer los avances en materia de reformas estructurales, y cuyos resultados se dieron a conocer ayer en una reunión en la que participaron el grupo de apoyo presupuestario, conformado por nueve donantes y el ministro de Hacienda, Mario Arana Sevilla.
“La situación macroeconómica ha comenzado a debilitarse en medio de crecientes tensiones políticas. Si bien las autoridades están procurando mantener la estabilidad macroeconómica general, existen significativos riesgos en el corto plazo, y como consecuencia de la falta de consenso político, no se ha avanzado en la adopción de ciertas medidas estructurales claves del programa que aún se hallan pendientes”, se lee en el informe.
Luz más cara
El documento exige al gobierno que remedie las pérdidas sufridas por el sector energético del país, como consecuencia del incremento en los precios internacionales del petróleo, que incrementaron el costo de los insumos y la generación de energía a las generadoras.
La misión técnica del FMI establece que uno de los principales problemas del sector es que no se permitiera que la empresa distribuidora, Unión Fenosa, aumentara con anterioridad las tarifas, que estaban congeladas desde 2003.
Agrega que los problemas económicos de las empresas generadoras y distribuidoras de energía provocaron los apagones de hasta seis horas en septiembre pasado, por lo que “si no se adoptan rápidas medidas para incrementar las tarifas, las pérdidas del sector energético superarían el 1 % del PIB (Producto Interno Bruto)”.
“Es preciso incrementar urgentemente las tarifas eléctricas, para contener las pérdidas en el sector de la electricidad, y también será importante evitar intervenciones que creen distorsiones. En base a la información actual, es preciso aumentar las tarifas por lo menos un 25 % para reducir el flujo de pérdidas fiscales”, establece el documento.
La misión técnica recomienda, sin embargo, que el gobierno proteja a los sectores más pobres de la población, mediante los subsidios a los quienes consumen poca energía.
Arana de acuerdo
Mario Arana, Ministro de Hacienda y Crédito Público (MHCP), confirmó el incremento del 25 % exigido por el FMI, y dijo que éste se comenzará a implementar “a lo largo de este año y parte del próximo”.
“Ya hemos acordado esta modalidad que cumple el ente regulador (INE), que está consciente de que si queremos tener electricidad, tenemos que pagar por ella”, dijo Arana, quien agregó que los ajustes a la tarifa eléctrica evitará que se incremente el déficit del sector energético.
“Aquí se cometió un grave error de política en el manejo de la crisis energética, porque subsidiamos a los que podían pagar. Lo único que conseguimos es acumular un enorme déficit que le ha costado a los nicaragüenses 30 millones de dólares para que el sistema no colapse”, explicó el ministro.
Este incremento se sumaría al 11.8 % que autorizó el gobierno a mediados de septiembre para el 27% de la población que consume más de 150 kilovatios por hora.
Wálmaro Gutiérrez, miembro de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, dijo que desconocía el informe del FMI, pero explicó que cualquier incremento que se haga a la tarifa energética “no es viable” porque causaría un impacto negativo en el consumo y sistema productivo del país.
Más restricciones
La comisión técnica del FMI también exige al gobierno la implementación de una política monetaria restrictiva, a través de la reducción del gasto público y déficit fiscal, para proteger las reservas internacionales, mantener la estabilidad macroeconómica del país y reducir “los elevados niveles” de inflación (incremento en los precios de bienes y servicios), que para este año superarán el 10 %.
Otra exigencia del organismo multilateral es la descentralización de los fondos para los gobiernos centrales, aunque el informe explica que “resultará crucial evitar cualquier incremento adicional en la proporción de ingresos que se transfieren a las municipalidades hasta que puedan modificarse las leyes de descentralización para permitir una plena descentralización de las funciones de gasto”.
El documento también demanda la aprobación de leyes que están pendientes en la Asamblea Nacional, como el Código Tributario, las reformas a la Ley de Superitendencia de Bancos y Ley de Garantía de Depósitos (Fogade).
Igualmente, piden “reconsiderar” la Ley de Seguridad Social que fue aprobada por la Asamblea, “porque aceleraría notablemente el surgimiento de problemas de flujo de caja en el régimen de pensiones, al incrementarse las prestaciones sociales para las que no se dispone de financiamiento.”
Gutiérrez informó que la próxima semana la Asamblea aprobará el Código Tributario y la Ley General de Bancos, “con lo que cumpliríamos con las condiciones” del FMI.
Reducen ayuda
A las exigencias del FMI, se une una reducción de 20 millones de dólares que el grupo de apoyo presupuestario, conformado por nueve donantes, entregaría este año al gobierno, en el concepto de apoyo directo para el Presupuesto General de la República, y que sumaba 109 millones de dólares.
Jurg Benz, presidente del grupo, dijo que los donantes tomaron la decisión de entregar sólo 89 millones de dólares de la ayuda total, porque “aún existen ciertos riesgos” en el cumplimiento de las reformas estructurales exigidas por los donantes. De esos 89 millones, 35 corresponden al Banco Mundial (BM) y están condicionados a que el gobierno encarrile el programa económico con el FMI.
“Se mantiene el riesgo de no cumplimiento (de las reformas), por lo que seguiremos prestando atención a temas como la estabilidad política, respeto de los principios democráticos, rendición de cuentas y lucha contra la corrupción”, dijo Benz.
Los donantes se comprometieron a mantener la cooperación con el gobierno, y anunciaron que para el próximo año entregarán 88 millones de dólares en apoyo presupuestario, pero que eso dependerá del “esfuerzo del gobierno por seguir trabajando en el proceso de reformas”.
“Hubiésemos deseado tener el 100% de los fondos. Hay un compromiso de apoyo condicionado y tenemos que asegurar que lo vamos a cumplir”, reaccionó el ministro Arana.
El grupo de apoyo presupuestario está conformado por Alemania, BM, Comisión Europea, Finlandia, Noruega, Países Bajos, Reino Unido, Suecia y Suiza.
Bolaños “acepta sugerencia”
Sobre la demanda de incrementar la tarifa en un 25% que hiciera al presidente Bolaños el Fondo Monetario Internacional, el mandatario declaró que el Estado “aceptará sugerencias” para saber quién pagará la factura del petróleo que se está llevando el 72 por ciento del total de exportaciones del país.
“Yo lo he dicho siempre, tenemos un 42 por ciento de la población que no tiene luz eléctrica en sus hogares, no tienen ni alambre ni bujía y todos pagamos impuestos, por muy pobres que sean siempre se paga cuando se compra una bota, un machete, y no es justo que ocupemos sus impuestos para subsidiar el privilegio que tienen otras personas con más capacidad de tener luz en su casa, entonces cada quien debe pagar su propia luz. Venezuela no halla donde echar dinero por las alzas del petróleo, pero nosotros aunque hemos estudiado una serie de opciones no encontramos una alternativa”, destacó Bolaños.