Nacional

Siguen suspendidos vuelos a la RAAN

* Líneas aéreas quieren les autoricen el alza acordada, pero el MTI se resiste

Los pobladores de Puerto Cabezas en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, se encuentran desesperados, porque han transcurrido seis días desde que los vuelos a Managua fueron suspendidos por los representantes de las líneas aéreas La Costeña y Atlantic Airlines, que demandan a las autoridades del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) les apruebe el aumento del tres por ciento mensual en los costos del pasaje.
Los gerentes de dichas líneas alegan que el MTI a inicios de año había firmado acuerdos para aprobarles el 36 por ciento de aumento anual, es decir, que cada mes ellos estaban autorizados a cobrar tres por ciento más, pero dichas disposiciones fueron suspendidas por el Ministerio en septiembre.
Julio Caballero, Gerente de La Costeña, dijo que esa empresa gasta actualmente un promedio de medio millón de dólares mensuales sólo en compra de combustible, y si los precios de los boletos se mantienen congelados las líneas áreas irán al fracaso.
Mientras tanto, el renunciante Joel Gutiérrez, Vicetitular del MTI, comunicó que todavía no existen acuerdos entre ese Ministerio y los dueños de las aerolíneas, lo que está provocando un ambiente cada vez más tenso para los pobladores del Caribe nicaragüense.
“Este tema no depende de mí, sino de algunas instituciones del gobierno”, dijo.
Según Gutiérrez, el MTI no puede acceder a la petición del Consejo Regional de Puerto Cabezas, cuya solicitud es que el Estado asuma una parte de los costos en combustible, para que los dueños de las empresas mantengan los precios congelados.
Carlos Hurtado, asesor del presidente Bolaños en Puerto Cabezas, comunicó que los precios del pasaje hacia Bilwi, ida y vuelta, costaban en septiembre 2 mil 10 córdobas, y a inicios de octubre 2 mil 50 córdobas.
Hurtado, alegó que de seguir el aumento en los precios de los boletos se estaría hablando de un incremento que dejaría incomunicado a Puerto Cabezas de Managua, y viceversa, porque los pobladores no van a poder pagar.