Nacional

Colombia acusa recibo de protesta


REDACCION CENTRAL

Mientras la Cancillería de Colombia confirmó ayer miércoles que recibió una nota de protesta de Nicaragua por las intenciones de realizar exploraciones petroleras en territorio en litigio, pero no se brindó una respuesta oficial, el embajador del gobierno de Bogotá en Holanda, Guillermo Fernández de Soto, insistió en señalar que esa actividad la realizará Colombia dentro de su territorio.
El embajador Fernández de Soto, quien también se desempeña como agente de Colombia en La Haya, o mejor dicho como el representante del gobierno de Bogotá en el proceso legal que Nicaragua ejecuta contra ese país ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), sostuvo que el territorio que Nicaragua reclama ante La Haya le pertenece a Colombia.
Nicaragua presentó el pasado sábado una nota de protesta ante Colombia por las exploraciones petroleras submarinas que un barco especializado de ese país realizará frente a la costa de la isla de San Andrés.
“Colombia tiene títulos legítimos e históricos sobre los archipiélagos de San Andrés, Providencia y Santa Catalina”, agregó el embajador Fernández, tras una ceremonia de firma de un convenio de cooperación entre Holanda y Colombia para combatir el narcotráfico.
Por su parte, el gobierno nicaragüense, en la nota de protesta, asegura que esa área publicitada donde se piensan realizar las investigaciones submarinas de petróleo, le pertenecen a la plataforma continental de Nicaragua.
Nicaragua presentó una demanda contra Colombia, solicitando a la CIJ que declare su soberanía y su derecho sobre la plataforma continental y la Zona Económica Exclusiva que le corresponde en el mar Caribe, y sobre los archipiélagos de San Andrés, Providencia y Catalina, además sobre los cayos Roncador, Quitasueños, Serranías y otros territorios adyacentes.
Fallarán excepciones preliminares en 2006
Hay que recordar que la CIJ le dio curso a la demanda de Nicaragua donde se notificó a Colombia para que contestara la misma. Luego solicitó a Nicaragua que presentara sus memorias o pruebas para sustentar su demanda y luego solicitó a Colombia que presentara sus contramemorias.
Todo ese proceso es lento y dura mucho tiempo, pero cuando a Colombia le correspondió presentar sus contramemorias, hizo uso de una figura denominada excepciones preliminares, desconociendo la jurisdicción de la CIJ para conocer la demanda de Nicaragua. Eso dio paso a otro proceso que no analiza el fondo de la demanda, sino la jurisdicción de La Haya.
Para el embajador Fernández de Soto, será hasta el próximo año que la Corte se pronunciará sobre las excepciones preliminares presentadas por Colombia, a fin de que no proceda el juicio por falta de jurisdicción de ese tribunal para estudiar el reclamo territorial nicaragüense.