Nacional

Defensa Civil en alerta verde

* Ejército monitorea 98 de los 153 municipios, y hay planes de contingencia para proteger a 125 mil personas

Redacción Central
Alerta verde en todo el territorio nacional y la activación de planes de contingencia en las zonas de mayor riesgo ante la cercanía del huracán “Wilma”, dio a conocer el jefe de la Defensa Civil del Ejército, coronel Mario Perezcassar, quien aseguró que se estaba realizando el monitoreo constante de 98 de los 153 municipios del país, sobre todo de aquellos localizados en el Pacifico, Norte y Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).
“Los planes de contingencia estiman que unas 125,000 personas podrían resultar afectadas por la incidencia de la lluvias que genere ‘Wilma’ sobre el territorio nicaragüense”, destacó el coronel Perezcassar.
Por su parte, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), informó la tarde de ayer que la tendencia de este duodécimo huracán de la temporada era fortalecerse, y sugería tomar las medidas necesarias para que las embarcaciones menores se quedaran ancladas en los puertos, debido al posible incremento de la velocidad del viento, que generaría olas cuyas alturas oscilarían entre el metro y metro y medio.
También el Ineter recomendaba tomar medidas a los vuelos nacionales durante el despegue y aterrizaje, debido a las rachas de viento y a la reducción de visibilidad horizontal a causa de las precipitaciones fuertes y moderadas, principalmente en la RAAN.
Centroamérica se prepara
Ante la cercanía de “Wilma”, en las costas del Caribe de Honduras fue decretada una alerta roja, informaron las autoridades.
Un último informe del Comité Permanente de Contingencias (Copeco), indica que fuertes lluvias comenzaron a caer en el departamento de Gracias a Dios (noreste), y "todo el territorio nacional se encuentra nublado por los efectos del huracán ‘Wilma’".
Se espera que el ciclón afecte también los departamentos de Colón, Islas de la Bahía y Atlántida. En todos estos departamentos las actividades educativas fueron suspendidas.
El encargado de Monitoreo de Copeco, Juan José Reyes, explicó que el organismo aún no ha empezado a evacuar habitantes en las zonas que se prevé serán más afectadas.
“’Wilma’ va a tener una concentración en los departamentos de Colón, Atlántida, Gracias a Dios, y en Islas de la Bahía y norte de Olancho, y se tiene previsto que va a producir una fuerte cantidad de lluvia", indicó el jefe de Operaciones de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), José Ramón Salinas.
Según el funcionario, los efectos de las lluvias y los vientos huracanados se comenzarían a sentir la noche de ayer martes en esa zona del Caribe, y la cola de Wilma se enlazará hacia el jueves y viernes con otro fenómeno atmosférico, lo que provocará fuertes lluvias en el centro, donde se encuentra Tegucigalpa, el sur y el oriente del país.
Salinas dijo que Copeco declaró "alerta roja" en la costa del Caribe y "amarilla" en los departamentos del norte y noroeste de Cortés y Santa Bárbara, y "verde" para el resto del territorio (112.492 km2).
"La instrucción es que los comités de emergencia pongan en condiciones de seguridad a la gente que vive a la orilla del mar y los ríos, y todas las embarcaciones fueran colocadas en sitios seguros", explicó.
Agregó que los lujosos hoteles de Islas de la Bahía evacuaron a miles de turistas, y los muelles de los puertos de La Ceiba, 500 km al norte, y Castilla, 600 km al noreste de la capital, fueron inhabilitados temporalmente.
En Santa Rosa de Aguán --donde el huracán Mitch dejó 300 muertos en octubre de 1998 porque literalmente el mar se tragó la aldea de garífunas--, la población fue trasladada hacia el interior, previniendo los fuertes oleajes que ya comenzaban a sentirse en la zona.
Salinas dijo que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas movilizó ayuda hacia zonas seguras para atender necesidades eventuales de la población afectada, y las autoridades de obras públicas concentraban equipo de construcción para rehabilitar pasos en casos de derrumbes e inundaciones.
Admitió que hay preocupación no sólo por lo que pueda ocurrir en el Caribe, sino en las zonas centro, sur y Oriente del país, donde el suelo está saturado de agua por las lluvias que han caído en las últimas semanas, que dejaron ocho muertos y más de 16,000 damnificados, desde el 26 de septiembre pasado.
En Guatemala, donde el huracán Stan dejó a principios de mes más de 660 muertos y 800 desaparecidos, según cifras oficiales, la oficina de Meteorología advirtió que “Wilma” puede provocar nuevas inundaciones y deslizamientos de terrenos ya saturados por las lluvias.
Inunda a Jamaica y amenaza a Cuba y a Florida
“Wilma” provocó extensas inundaciones y deslizamientos de terreno en Jamaica, y amenaza este martes de forma inminente a la región cercana a la península de Yucatán y eventualmente a Cuba y a Florida, adonde debe llegar durante el fin de semana.
Los precios del petróleo, que el lunes aumentaron debido a la amenaza que “Wilma” representaba para el Golfo de México, donde se produce la tercera parte del crudo norteamericano, cayeron este martes, porque la tormenta no entraría a la región donde se concentra la producción petrolera, cerca de Luisiana y Texas.
En Jamaica las lluvias asociadas a “Wilma” que comenzaron el lunes por la noche, provocaron grandes inundaciones en toda la isla, y más de 200 personas fueron a buscar refugio en albergues públicos, según la Oficina de Desastres y Manejo de Emergencias.
La oficina reportó extensos daños en carreteras, vías intransitables y deslizamientos de terreno que han dejado aisladas a familias y comunidades enteras, y hospitales inundados, sobre todo en el sur y sureste del país.
Las autoridades tuvieron que llevar a cabo operaciones de búsqueda y rescate de decenas de personas que quedaron aisladas por los deslizamientos e inundaciones, aunque no se confirmaron muertes de inmediato.
Las Islas Caimán, al noroeste de Jamaica y duramente azotadas por “Iván” el año pasado, esperaban los primeros efectos de “Wilma” el martes por la noche, y las autoridades ordenaron el cierre de escuelas y pidieron a los comercios prepararse para vientos con fuerza de tormenta.