Nacional

Ticos pagarán visa

* 100 mil costarricenses entran al año, y con lo recaudado se hará frente a la demanda que nos pusieron en La Haya

El presidente Enrique Bolaños oficializó las medidas migratorias que estipulan que todo ciudadano costarricense que desee ingresar a territorio nicaragüense, deberá solicitar una visa consular cuyo costo es de 20 dólares, más el pago de otros cinco dólares que es el costo del formulario de solicitud, tal como lo anunció recientemente el canciller Norman Caldera.
El diario oficial La Gaceta, en la edición del pasado lunes 17, publica el decreto número 70-2005, firmado por el presidente Bolaños, donde se reforma el decreto número 27-2005 en lo concerniente al visado de países, pasando Costa Rica al visado del artículo 3, cuyos nacionales son desde ese lunes comprendidos en la categoría B, que establece que, según el tipo de pasaporte que porten, requerirán para su ingreso al territorio nicaragüense una visa consular.
En el decreto se explica que el ciudadano tico que necesite ingresar a Nicaragua y que porte pasaporte ordinario, deberá mostrar una visa consular que se obtiene con sólo pagar los aranceles correspondientes.
Asimismo, el nuevo decreto aclara que todo aquel costarricense que porte pasaporte diplomático, oficial o de servicio está exento de visa, según lo contempla el Acuerdo Conjunto entre ambos países suscrito el 31 de enero de 1993.
Hay que recordar que el canciller Norman Caldera, cuando anunció la creación de estas medidas migratorias hacia los ciudadanos costarricenses, argumentó que era una medida recíproca, porque cada nicaragüense para ingresar a territorio tico, debe pagar una visa de 20 dólares.
Además, explicó que con esa medida, tomando en cuenta que unos 100 mil costarricenses ingresan al territorio nicaragüense cada año, se obtendrían los fondos necesarios para que Nicaragua pueda enfrentar la demanda interpuesta en La Haya por el caso del río San Juan.
En ese momento, el canciller Caldera señaló que con esa medida Nicaragua no necesitaría imponer el impuesto patriótico del 35 por ciento a los productos costarricenses que ingresen a Nicaragua, una iniciativa que surgió de algunos diputados de la Asamblea Nacional.