Nacional

Se alborotan leyendas por el nombre de América

* “Lo de Amerrisque es falso, no tiene asidero científico”, dice el poeta Guillermo Rotschuh * Arqueólogo defiende el origen de la palabra con la cordillera y suelta toda una novela de capa y espada

Edwin Sánchez

L´Amerique, América, Amerrisque. ¿Es que el nombre de América procede de Chontales? Entre autores nicaragüenses no hay un acuerdo. Un escrito en la Página de Opinión de EL NUEVO DIARIO, de José Steinsleger, apuntala la versión del origen nicaragüense, sin embargo, el poeta Guillermo Rotschuh Tablada es categórico: “Pura leyenda”.
En defensa de la etimología nativa: “país donde sopla el viento siempre”, el arqueólogo Jorge Espinosa subraya que hasta fue su tesis de maestría en la Universidad de Luisiana, y suelta una historia que adquiere aires de una novela por escribir:
Una conspiración, un rey inglés que desea casar a su hijo con la hija de los reyes católicos de España, oculta una verdad --el descubrimiento del continente por un navegante a su servicio--, le ordena privarse de la gloria de ser el descubridor y se le da un toque de veracidad a la gran mentira de que Colón es el legítimo hombre que vio por primera vez el Nuevo Mundo.
El último lugar que conocieron los españoles
¿América viene de Amerrisque?, preguntamos a Espinosa.
“Claro que sí, viene de Amerrisque, es un hecho; fue mi tesis de maestría de la Universidad de Luisiana”.
Otra respuesta escucho del poeta del Clan de Chontales. Cualquiera supondría una defensa de la “chontalenidad”. Sin embargo, el creador vence localismos inútiles y dicta su sentencia:
“Julián N. Guerrero fue el que lo ha difundido más. Eso fue traído de los cabellos. Incluso llegaron a decir que Monimbó era francés, se escribía Monimbeau, así pasa con Amerrisque. Pienso que fue uno de los últimos lugares que conocieron los españoles”.
¿No fue entonces América de Amerrisque, sino de Américo Vespucio?
“De verdad, creo que Américo Vespucio se le atravesó a Colón, eso es indudable.
“Lo de Amerrisque creo que es una simple leyenda. Y los alemanes que le dieron un viso de cuestión científica. Pero no, aquí mucho lo repiten y se ponen bravos cuando digo que no.
“A mi juicio es un falso localismo creer que viene de la cordillera. No es una gran cordillera, está frente a Juigalpa, y al otro lado está La Libertad, el pueblo minero”.
Empero, Espinosa señala contar con suficientes datos para reivindicar la irrupción de la cordillera en la Historia: “No es una leyenda, lo que hubo fue una conspiración en Europa. A Américo Vespucio el Rey de España lo usó como un informante. Era un asalariado del Rey Fernando, y lo mandó a Portugal y a varios lugares a ‘regar bolas’, como decimos aquí.
Un tal Juan Caboto
“El origen del nombre América es complicado, porque antes se produjo un previo descubrimiento de Nicaragua, que no fue descubierta por Colón.
“Eso lo tengo probado con un juego de 12 mapas del siglo XV y XVI, tengo un libro “América, descubrimiento y origen de su nombre”, de 600 páginas, donde trato el tema”.
¿Por qué cree que viene de Amerrisque?
“El almirante Cristóbal Colón llegó a las Costas de Honduras en septiembre de 1502, y sucedió que el 24 de junio de 1497, cinco años, antes un navegante veneciano, Juan Caboto, descubrió Nicaragua.
“Los españoles para encubrir eso, empezaron a sacar una serie de documentos y cartas donde acreditaban a Vespucio como descubridor de Centroamérica, pero Vespucio nunca viajó”.
Eso lo sabemos, no fue un navegante.
“Pero España lo nombró piloto mayor para ocultar el hecho de que Caboto habría descubierto Nicaragua. Caboto le servía a Inglaterra, a Enrique VII. Y esto se mantuvo oculto de cierta manera aun en Inglaterra por una poderosa razón política y geográfica (y pasional).
“Enrique VII quería sacar a Arturo que era heredero del Rey del trono de Inglaterra, con Catalina, la hija de Fernando e Isabel la Católica, porque quería ese matrimonio. Entonces hizo un pacto con Caboto, el navegante, para que no dijera exactamente dónde es que había descubierto el territorio. El Rey no quería ningún conflicto con los Reyes Católicos, sólo deseaba casar a su hijo. Por eso se mantuvo a discreción, pero años después empezaron a salir documentos que prueban todo esto”.
Entonces, ¿viene o no de Amerrisque?
“Como no, proviene de esa cordillera. Te digo además que “El Mateo”, el navío de Caboto que viajaba con 18 hombres, cuando regresa de Nicaragua llega a un lugar que es la punta más al noroeste de Francia y la bautizan como Punta San Mateo. Así se llama y los franceses no saben por qué se llama así. Ahí los 18 hombres que llevaba Caboto trajeron el nombre de Amerrisque, por eso tenés que en Francia dicen L´Amerique, y es exactamente el mismo nombre que tiene la cordillera chontaleña.
La patria del oro
“Así, el nombre de América se conservó puro en Francia, pues ahí llegó “El Mateo” a su regreso.
“Perduró en la mente de los navegantes porque había mucho oro, es una mina. Los indios sacaban el oro y se regó la bola entre los marineros de Europa que era la patria del oro, Amerique.
“Los ingleses podían reclamar todo el continente americano, y tenían el derecho, y por eso inventan la cuestión de Vespucio para proteger a los españoles y lo relacionaron con Amerrisque”.
El poeta Rotshchuh, en entrevista separada, nos dijo que “no creo en eso de Amerrisque”, por la sencilla razón de que “no tiene sustento científico”.
Precisó que los españoles se radicaron en el Pacífico, no en el Caribe. “Cuando habían dominado la costa empezaron las incursiones por estos lados –Chontales--, pero en fecha muy posterior.
Pura leyenda
Cuando los españoles estaban radicados aquí, ya era tiempo suficiente para que Amerrisque hubiera surgido como tal. Pura leyenda.
Más bien Amerrisque parece ser una permanente “mala jugada” de la geografía. El poeta dice: Juigalpa es caliente, está a 112 metros sobre el nivel del mar. Las nubes de agua pegan en Amerrisque, rebotan y pasan sobre Juigalpa, y cae el agua en el Pacífico. Aquí el Juana pasó de 100 kilómetros por hora a 70.
Más mitos
Asimismo, dijo que hay muchas leyendas, como el caso del Cacique Chontal. “Antes de verse esclavizado, llegó a Amerrisque, y al ver el acantilado se voló y se mató. Otro cuento, Vivimos de leyendas. Mucha fábula.
“Hemos venido creyendo de generación en generación que uno creyendo hacerle un favor a la chontalenidad, dicen que América procede de acá. Yo no creo, no creo”.
Steinsleger escribió: “El geólogo y naturalista Thomas Belt, autor de The Naturalistic in Nicaragua (1874), observó que la sierra o cordillera de Amerrique forma la línea divisoria de las aguas, entre el lago de Nicaragua y el río Bluefields. Ávidos de oro, los tripulantes del cuarto y último viaje de Colón (1502-03) fueron los primeros en divulgar con persistencia la voz ‘amerrique’”.