Nacional

Wilfredo entrena con bracito que le quedó

* Familia reitera cómo médicos subestimaron sus ruegos para revisar al pequeño, quien ya presentaba su manito morada

LEÓN -“Yo quiero mi manito, que me la pongan ya mamita”, es el recuerdo que aún conserva en su memoria la madre de Wilfredo Antonio Sánchez, quien está tratando de adaptarse a vivir sin el brazo que le amputaron hace casi tres meses.
Para su progenitora, Juana Francisca Delgadillo, no ha sido fácil explicarle al niño que tendrá que usar el brazo izquierdo, y menos por qué le sucedió semejante tragedia.
El NUEVO DIARIO dio a conocer esta historia en la edición de ayer, lunes, y hoy queremos solidarizarnos de nuevo con Wilfredo y su familia de cuatro hermanos que luchan por verlo de regreso en su casa, en una finca camino a Amatitán en el municipio de León.
Al pequeño le amputaron el brazo, según los padres, porque no lo atendieron a tiempo en el hospital de León. Tras caerse sufrió una fractura y una herida, fue enyesado, y cinco días después perdió su miembro.
“Lo triste de este país es ser tan pobre. Cómo reclamamos que le revisaran la herida que quedó encerrada en el yeso y suplicamos que lo chequearan, pero nadie nos hizo caso”, lamentó el padre Teodoro Sánchez Rugama.
Sigue brazo infectado
El niño ha sido sometido a unas quince intervenciones para limpiarle el hueso. Antes lloraba a cada momento, pero ahora parece resignarse y dejar su destino en manos de los médicos. Todavía está infectado y la comida que ingiere es la misma de todos los pacientes en el hospital.
Cuando llegamos estaba almorzando, con gran dificultad pero con gran empeño sostenía el tenedor con su mano izquierda, la cual está adiestrando para enfrentar los retos de la vida.
En su bandeja le sirvieron frijoles, arroz y guiso de papas. “Quisiera darle algo mejor para ayudarle a recuperarse, pero ya vendimos dos chanchitos y no tengo de dónde agarrar”, dice el papá.
Wilfredo está ingresado en la Sala de Ortopedia del cuarto piso del hospital.
Todavía auditoría no ha sido enviada a Managua
La dirección del centro de atención asegura que las investigaciones siguen y que esta semana pasarán la auditoría al Minsa Central.
“Cuando familiares se quejan se conforma un comité para una auditoría interna; se analiza el expediente, el proceso de atención, revisión bibliográfica para brindar conclusiones”, refirió el doctor Félix Rivera, director del Hospital.
Dijo que el niño pudo adquirir la bacteria que produjo la infección en su casa, al momento de hacerse la herida y que llegó con infección renal y respiratoria.
Sin embargo, la madre del paciente contradice esta afirmación. “Si tenía infección, ¿por qué no me le dieron nada de medicamento y lo entregaron al día siguiente? Además, la abuela preguntó cómo salieron los exámenes, y le dijeron que bien. ¿Pero por qué no asumen que no lo atendieron adecuadamente cuando lo trajimos varias veces con el brazo morado?”
El director advirtió que puede haber sanciones que van desde una suspensión parcial hasta temporal si se comprueba que hubo un mal manejo del paciente. Quisimos conocer la versión del Silais de León, no obstante la directora estaba en reunión.