Nacional

Perdió el brazo y ahora a punto de perder la vida

• Evidente descuido médico lo tiene ahora en lucha contra la muerte • Todo inició cuando el pequeño cayó de un árbol y se fracturó un brazo • Lo enyesaron sin revisarle la herida que había sufrido y lo enviaron a casa

LEÓN.--
Desde hace tres meses, la vida de Wilfredo Antonio Sánchez no es igual, le amputaron el brazo derecho tras sufrir una caída de un árbol.
Sus padres han estado a su lado luchando contra una infección que no cede y lo mantiene en riesgo, pero lo más delicado de esta historia es que este pequeño de seis años tuvo oportunidad de salvar su miembro.
“Fue dado de alta con un yeso en su brazo, pero no le abrieron para que la herida supurara, lo trajimos varias veces porque su mano estaba morada y helada y no le revisaron, hasta cinco días después, el brazo estaba podrido”, recordó Juana Francisca Delgadillo Ibarra, madre del niño.
Los padres llevaron a Wilfredo con fiebre y dolores en el brazo y suplicaron a algunos de los médicos que le quitaran el yeso y revisaran “bien” porque sentían mal olor. Un viernes fue ingresado y hasta el sábado finalmente observaron que el miembro estaba morado y con ampollas, por lo que pidieron permiso a sus progenitores para amputar de urgencia.
“Yo no acepté y lo metieron a quirófano para ponerle unos aparatos, pero al día siguiente me dijeron que escogiera entre la vida del niño o su brazo y firmamos”, manifestó el padre Teodoro Sánchez Rugama.
Han vendido sus animalitos
Ninguno de sus progenitores está trabajando, mientras la madre lo cuida las 24 horas del día, el padre cuida a los otros tres hermanitos.
“Yo hago y vendo cajetas en la calle, pero no puedo dejarlo solo porque lo meten a quirófano a hacerle limpieza”, manifestó la señora Juana Delgadillo.
Se encuentran desesperados porque han vendido dos cerdos y varias gallinas para poder sufragar los gastos de comida del pequeño que esta ingresado en la sala de ortopedia del cuarto piso del hospital.
Versión del hospital
Según el director del Hospital de León, doctor Félix Rivera, se está realizando una auditoría sobre el caso a nivel central, pero aún no hay resultados.
Dijo que el paciente sufrió de una infección severa conocida como faceitis necrotizante que pudo ser agravada por la infección urinaria y los problemas respiratorios con los cuales llegó el niño.
El hospital está facilitando medicamentos y terapia psicológica a Wilfredo, quien debe acostumbrase a utilizar su mano izquierda.
En tanto, los padres esperan que brinden una explicación lo más pronto posible, ya que han transcurrido tres meses desde que su hijo casi pierde la vida.