Nacional

Encuentran cuerpo de monja nica que arrastró el Sarapiquí

* Se trata de Gladis Lacayo Mendiola, desaparecida hace 20 días en las violentas aguas de ese río

Corresponsal Costa Rica
Las autoridades de la Cruz Roja, oficializaron hasta este viernes que un cuerpo encontrado por un pescador en el río Sarapiquí, el jueves, corresponde a la monja nicaragüense Gladys Lacayo Mendiola (29 años), quien tenía más de 20 días de haber desaparecido en las violentas aguas de ese río, esto en la comunidad de Tres Rosales.
La religiosa, que vino al país para convencer a su hermana Flor para que fuera a Nicaragua a ver su mamá (enferma), cayó de un andarivel que la transportaría de un extremo a otro del río, en las crecidas aguas de éste, producto de las torrenciales lluvias que estaban azotando Costa Rica. Su cuerpo fue buscado por casi una semana, y al no encontrarla se desistió, pero este jueves, mientras pescaba, un poblador encontró un cuerpo.
Al principio sólo se sospechó que era el cuerpo de ella, pero una vez que llegaron los miembros de la Cruz Roja, identificaron plenamente el cadáver.
Las plegarias y oraciones de los familiares fueron escuchadas para darle cristiana sepultura; con esto termina la zozobra de los familiares de la monjita que perteneció a la orden del Sagrado Corazón de Jesús (durante 17 años), y cuya familia habita en su natal Bello Amanecer. Se destacó en su vida religiosa por ser una persona muy apegada a su fe, a los gestos de solidaridad y al servicio de las personas.
En su orden como María de Cristo de la Preciosa Sangre, fue una peregrina que donde pisaba suelo quedaba la evidencia de su amor por los demás y de su desprendimiento terrenal, así la definen quienes la conocieron y compartieron con ella.
Antes del fatal accidente, la monjita nica había ingresado por segunda ocasión a tierra tica, y sólo le faltaban dos días para retornar a Nicaragua. Conoció al papa Juan Pablo II en 2002, y varios países como Francia, Italia, Alemania y Holanda. Desde muy temprana edad mostró su vocación de servir a la obra de Dios.
Su cuerpo fue hallado a unos 300 metros de donde ocurrió su caída, no mostraba mucha descomposición y aún tenía las prendas de vestir que usaba, todo eso facilitó su identificación.
Sus familiares esperan contar con la solidaridad suficiente para poder repatriar su cuerpo y darle el último adiós en su natal Nicaragua.
josmen_02@yahoo.com