Nacional

Las aguas nacionales siguen desprotegidas


Silvia Carrillo

Socorro Mendieta disfruta del agua dos veces por semana: lunes y jueves, mientras que el resto del tiempo ella y sus hijos tienen que sobrevivir con dos barriles del vital líquido, limitándose a no tomar más de tres vasos al día, porque en el barrio El Laberinto, cercano a la Zona Franca Las Mercedes, la mayor parte del tiempo la pasan a secas.
Casos como los de Mendieta son muchos en nuestro país y miles de familias que ahora tienen acceso al agua, pueden pronto formar parte de la lista de pobladores que no reciben ese beneficio al no aprobarse la Ley General de Aguas Nacionales, previo a la ratificación del Tratado de Libre Comercio (TLC).
La Ley de Aguas, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), es uno de los instrumentos jurídicos de la llamada agenda complementaria, que debe ser discutida como uno de los temas principales a abordarse en la Asamblea Nacional, para no dejar a la población completamente indefensa ante una posible privatización.
Norwin Solano, asesor jurídico del Cenidh, explicó que el acceso al vital líquido es cada vez más difícil, porque existen lugares donde el agua llega sólo tres horas, siendo los dueños de empresas donde se comercializa ese mineral, los únicos beneficiados que se abastecen de grandes cantidades
“Exhortamos a los diputados a que a través de la Ley General de Aguas Nacionales se proteja el recurso hídrico”, dijo.
Solano indicó que en la Ley del Agua queda claramente establecido que en la gestión del recurso hídrico, se incluye la toma de decisiones políticas, las que deberán trabajar para que ese recurso no sea objeto de privatización.