Nacional

Operativo para proteger los huevos de paslama


Valeria Imhof

Las instituciones involucradas en el resguardo del Refugio de Vida Silvestre “La Flor”, anunciaron que montarán un fuerte operativo en la próxima arribada de tortugas para evitar que sus huevos sigan siendo saqueados indiscriminadamente, tal como sucedió en las últimas tres ocasiones, cuando se perdieron un total de 18 mil nidos.
Raúl Lacayo, Presidente de la Fundación Cocibolca, comanejante del refugio con el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena), señaló que estas acciones pretenden ser “una señal” para que los depredadores desistan de este tipo de acciones. “Queremos dar una lección y esto va en serio”, sentenció Lacayo.
El procurador ambiental Lisandro D’León prometió por su parte que habrá “cero tolerancia” con los saqueadores, y anunció que no se permitirá que se “saque un solo huevo”, por lo menos hasta que termine el período de veda el 31 de enero de 2006.
Esto como respuesta a que decenas de miles de huevos de tortuga fueron arrasados y comercializadas de manera ilícita por comunitarios de la zona, en complicidad con el ex administrador del refugio, Eduardo Gaitán Muñoz, quien hace quince días fue separado de su cargo debido a las denuncias que hicieron en su contra las mismas personas que participaron de los saqueos en días pasados.
¿Y el aprovechamiento?
La posición de la Procuraduría Ambiental es que a las comunidades aledañas al Refugio ya no se les entregue el diez por ciento de aprovechamiento de los huevos, porque según D’León esto fomenta el comercio ilegal del recurso en vez de contribuir a la subsistencia de los pobladores.
Sin embargo, Lacayo dijo que científicamente muchos huevos se pierden porque las tortugas ponen los nidos unos encimas de otros, destruyendo los que están abajo, “por lo que es sano hacer un raleo”.
“Entonces, ¿qué hacemos con esos huevos? ¿Cómo los manejamos?”, se preguntó Lacayo, al contestar que la idea del aprovechamiento precisamente se dio para ayudar a las comunidades pobres.
El empresario se pronunció por revisar el mecanismo de entrega de los huevos a las comunidades para que no terminen siendo comercializados. “Tal vez se podría crear una entidad de mercadeo y el dinero dárselo a esas personas, creo que habría que estudiar otro mecanismo más óptimo y transparente”, sostuvo.
Imposible de detener
Lacayo dijo que el saqueo de los huevos de tortuga es imposible de detener si todas las instituciones no se ponen de acuerdo para acabar con esta destrucción de nuestros recursos naturales.