Nacional

Cámara pide cuentas a MTI


Oliver Bodan

La Cámara Nicaragüense de la Construcción (CNC) pidió cuentas a Pedro Solórzano, titular del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI), sobre la construcción de la carretera Chinandega-El Guasaule, que según una investigación periodística de Confidencial y EL NUEVO DIARIO tuvo un sobreprecio de más de ocho millones de dólares.
Una misiva enviada a Solórzano el pasado siete de octubre solicitó al funcionario información vital del proyecto, lo cual aclararía algunas de las preguntas que el MTI se ha negado a respondernos: ¿Por qué el gobierno subió el precio de la carretera de 21 a 35 millones de dólares? ¿Cuál fue la justificación técnica? ¿Por qué no se realizó una licitación abierta? ¿Cambiaron las cantidades de obras? ¿Cómo ha afectado a la vía los daños presentados?
La carta de la Cámara fue elaborada “tomando en cuenta la preocupación expresada en copia recibida de su comunicación PSC/MTI/3445/09/05, fechada 30 de septiembre de 2005, donde aborda las publicaciones de EL NUEVO DIARIO y Confidencial relacionadas con el proyecto de rehabilitación de la carretera Chinandega-El Guasaule”.
Y debido a que “usted indica que el manejo de la información vertida puede ocasionar daños morales al personal del ministerio, así como a las inversiones en infraestructura del país”, el gremio de constructores “resolvió de manera unánime solicitarle atentamente, que se aclare ante la opinión pública la situación planteada”.
Según la carta, firmada por Fernando Valle, Gerente de la Cámara, esto “se conseguiría publicando la información siguiente”:
a) “Los fundamentos que justifican usar una lista corta, en lugar de una licitación pública entre empresas mexicanas, así como los criterios de mérito con que se precalificó y obtuvo a las empresas seleccionadas en la lista corta de oferentes”.
b) “El pliego de cantidades de obras que sirvió de base para la elaboración de la oferta, las especificaciones y el contrato”.
c) “El fundamento del valor estimado de las obras, que elaboró el Ministerio de Transporte e Infraestructura”.
d) “La situación actual de la obra, relacionada con el uso que se le está dando antes de su conclusión y el efecto que esto tendrá en la vida de la obra”.
“Finalmente creemos oportuno realizar un proceso de auditoría vial, no sólo para esta obra, sino para la inversión global en infraestructura, que permita corregir las eventuales fallas y tomar experiencias de los aciertos y desaciertos que permitan un proceso de optimización de las inversiones”, citó la misiva.

Lacayo-Fiallos: “Precios atípicos”
Roberto Lacayo, representante de la firma Lacayo-Fiallos y primer director de la CNC, explicó la razón de la misiva: “La Cámara siempre ha buscado que quede bien claro el asunto de los costos de los proyectos, porque todos los nicaragüenses pagamos esos costos y queremos precios adecuados y de calidad. Hemos vistos en esta obra que los precios son atípicos con respecto a otros lugares, queremos una respuesta y una justificación por escrito a qué se debe eso”.
“Más que los constructores nicaragüenses (que) han participado en muchos proyectos, han sido excluidos, y a otra gente se le paga cualquier precio, ¿cómo es eso? Eso no puede ser así”, dijo Lacayo.

Explicaciones de la consulta
Según una fuente de la Cámara Nicaragüense de la Construcción, el gremio desea saber por qué el MTI utilizó el procedimiento de “lista corta” en la licitación, ya que en proyectos de este nivel es importante “una buena competencia” y “eso se consigue haciendo una licitación pública, logrando una oferta económica favorable del Estado”.
Asimismo, desea conocerse si las empresas mexicanas que participaron en el proceso tenían la suficiente experiencia y solidez financiera, así como maquinarias y méritos necesarios para construir la carretera.
En el caso del pliego de cantidades, es necesario aclarar “qué pidieron a las empresas mexicanas, qué fue lo que licitó el Ministerio, con lo cual pueden saberse los alcances de la obra, según las propias valoraciones del MTI”.
“Aquí se puede saber si la carretera es para siempre, como dijo Pedro Solórzano. Y también las características del material. Con este pliego se puede llegar a un estimado”, agregó.
La Cámara también pidió el “fundamento del valor estimado de las obras” para conocer por qué el gobierno llegó a un estimado de 35 millones de dólares, si originalmente la firma Edicro calculó el precio de la carretera en 21 millones de dólares. Es decir, ¿por qué subió el precio en 14 millones de dólares?
Y, por último, las 50 empresas miembros de la Cámara desean saber si los problemas que ya presenta la carretera “pueden tener daños en el futuro” de la vía, construida por Tradeco --según el contrato-- para 15 años de vida útil.
La CNC también realizó un estudio técnico cuyo resultado fue que los costos contratados con la empresa mexicana Tradeco, no se corresponden con los precios de la época.
Nuevamente intentamos ayer conocer la posición del MTI sobre el tema, pero Yáder Valle, vocero de la institución, se excusó una vez más: “La posición del ministerio es la que se te presentó en la carta que mandó el ministro. Hasta el momento no hay ninguna respuesta más que esa”.