Nacional

Tiscapa sube tres metros

* Raro pájaro que anida en la playa y que está en peligro de extinción, resultó afectado

Las aguas de la Laguna de Tiscapa ascendieron tres metros debido a las lluvias que afectaron el Pacífico de Nicaragua durante la semana pasada, provocando el cierre indefinido de este parque.
Los senderos para hacer los recorridos están en algunas partes hundidos hasta un metro y medio bajo el agua, razón por la cual la dirección del parque determinó por “prudencia” el cierre, mientras dedican sus esfuerzos a limpiar la basura y mejorar la infraestructura.
Roberto Sánchez Ramírez, asesor de Asuntos Históricos y Turismo de la municipalidad de Managua, manifestó que las consecuencias directas de este ascenso de las aguas afectó y ocasionó daños irreparables en la fauna del parque.
“La basura se limpia, lo que es algo irreparable es el daño que se le ocasionó a las iguanas, tortugas y al pájaro Cuaca, que está en peligro de extinción y que desova en la zona de la playa que quedó completamente anegada, y eso nos da mucho pesar, porque estas especies tienen períodos específicos de desove, y con este incremento en los niveles de agua tendremos que esperar un año para su reproducción”, comentó Sánchez.
La Laguna de Tiscapa está clasificada como la reserva natural de menos extensión del país por sus 40 hectáreas, las cuales se han convertido en un refugio para la vida silvestre de la capital.

Un llamado
Mientras se observa el cadáver de un can flotando y una gran cantidad de botellas y desechos plásticos, Sánchez hizo un llamado a la población para que contribuya con la limpieza de esta laguna no botando la basura en los cauces.
“Aunque el 90 por ciento de la basura que cae en la laguna es plástico que se saca y no contamina, nos llena de preocupación el otro diez por ciento que son las aguas servidas que salen de los manjoles y van luego a los cauces. Las aguas servidas que la población deja correr irresponsablemente, como en el barrio ‘Jorge Dimitrov’”.
“Nuestro deber es garantizar la limpieza de la laguna, pero también la población es responsable, porque en la medida que tiren menos basura e integren dentro del sistema de alcantarillados sus aguas, entonces tendremos un sitio bello para todos. No es nada bonito que los guardaparques y trabajadores de la laguna tengan que andar sacando cuerpos de perros en estado de descomposición para enterrarlos”, concluyó Sánchez.