Nacional

Una anciana muerta por deslave en Yalí

* 720 damnificados, once casas destruidas y temor de que tragedia crezca * Titulares del Minsa y MiFamilia llevaron ayer ayuda médica

YALÍ, JINOTEGA -Setecientas veinte personas afectadas, 11 casas destruidas, 50 semidestruidas y 207 personas ubicadas en refugios, son los resultados de los deslizamientos de tierra que se registraron en el municipio de San Sebastián de Yalí, en Jinotega.
El llanto era incontrolable entre varias madres campesinas que narraron a EL NUEVO DIARIO la tristeza que les tocó vivir el domingo en la noche, cuando una avalancha de lodo destruyó totalmente once viviendas, y una anciana de 95 años perdió la vida, cuando sus familiares no pudieron rescatarla del lodo.
“Yo estaba en mi casa, la lluvia no pasaba, de pronto escuché un ruido que parecía trueno. Ya no supe más porque la casa se me llenó de lodo, y todos salimos corriendo y rescatando a los niños…, de pronto mi casa fue arrastrada por el lodo”, narró llorando incontenible doña Álvara González, de la comunidad El Roble. Testimonios similares brindaron Marcelina González e Ismelda Galeano.
Las comunidades que resultaron afectadas con el deslizamiento son: El Gamalote, con 37 familias; Peñas Negras de las Guayabas, 12; El Roble, 31; Mal Paso, tres; Las Pilas, 18; El Bijagual, 11; Los Achiotes, tres; Los Chilares , siete; y Casco Urbano, uno.
El alcalde de Yalí, señor Noel Moreno Talavera, aseguró que con la ayuda de la comunidad lograron ubicar a 28 personas en la ermita católica de El Bijagual; a 57 en la escuela del mismo nombre; a 64 en hogares sustitutos y a 58 en la escuela de Las Guayabas, donde les han llevado alimentos que el gobierno municipal y la población no afectada donaron, aparte de alimento, ropa y otros artículos de primera necesidad.
El deslizamiento de tierra no sólo afectó las viviendas, sino que destruyó dos miniacueductos, uno ubicado en la comunidad de Las Pilas y el otro en la comunidad de El Roble. Así mismo, fueron destruidos dos puentes, uno en el casco urbano de Yalí y el otro en Los Chilares, y murió la señora Lorenza Cornejo Centeno.
La ministra de Salud, Margarita Guardián y la ministra de MiFamilia, Ivania Toruño, se presentaron al lugar del desastre llevando ayuda médica para evitar un brote de enfermedades en los albergues, pero además para evaluar la cantidad de afectados para posteriormente gestionar otro tipo de ayuda con el Gobierno central.

(Con la colaboración de Uvania Navarro)