Nacional

Bolaños y Halleslevens en el San Juan


Esteban Solís

SAN CARLOS-RÍO SAN JUAN -El presidente Enrique Bolaños reafirmó ayer Nicaragua jamás va a permitir que elementos armados costarricenses, llámense Ejército, Guardia o Policía, transiten armados por el río San Juan, al tiempo que el comandante en jefe del Ejército, general Omar Halleslevens, advertía que el primer guardia tico que sea sorprendido navegando armado sin autorización, será capturado.
Bolaños hizo un recorrido por el río en compañía del jefe militar y del canciller Norman Caldera, y visitaron los puestos de vigilancia que las Fuerzas Armadas tienen a lo largo y ancho del caudal, y que han sido reforzados por decreto Ejecutivo.
Bolaños recordó que en septiembre de 2002, con su homólogo costarricense Abel Pacheco, firmó un acuerdo para que durante tres años no se hablara sobre el tema del río, y uno de los acápites establece que vencido el período podía ser renovable por tres años más. Sin embargo, Pacheco se negó a renovar el acuerdo y decidió llevar el caso a La Haya.
En rueda de prensa el mandatario contó que antes de que el gobierno costarricense recurriera al tribunal internacional, le dijo a Pacheco que no tenía sentido dar ese paso por cuanto desde 2002 a la fecha, ningún costarricense navegó armado por el río y tampoco hubo necesidad de avituallar a su guardia o policía civil por el caudal, porque tienen infraestructura vial para hacerlo.
En ese sentido, Bolaños remarcó que de “ninguna manera nos vamos a sentar a negociar y decirles: te doy el derecho de que andés con armas, es muy difícil resolverlo amistosamente”.
Nicas se sentirían amenazados en su propio territorio
El Presidente apuntó que sería peor el caso de permitir a los ticos navegar armados por el río, porque hoy en día hay muchos compatriotas que cruzan desde territorio costarricense y “si el río es territorio nicaragüense y andan patrullas costarricenses armadas, el nicaragüense que anda en su propio territorio que es el río, se va a sentir amenazado por una Policía extraña, ajena a Nicaragua, y no lo podemos permitir”.
Bolaños insistió ante los medios que cuando hagan referencias al derecho que tiene Costa Rica de navegar por el río, que no se olviden de agregarle la “s” a la palabra objeto, porque es con “objetos” de comercio, mercaderías, productos y no es “objeto” de comercio, o sea, propósito.
Bolaños llamó a la calma a los costarricenses, porque del lado nicaragüense se mantiene. Ayer mismo, autoridades de Migración y de Aduanas de San Carlos, informaron que a raíz de que Costa Rica elevó la discordia ante La Haya y las Fuerzas Armadas nicaragüenses han reforzado la vigilancia sobre el río, se ha triplicado el número de compatriotas que han sido rechazados por las autoridades ticas. No obstante, el mandatario dijo que no debe haber incertidumbre entre los nicaragüenses que residen y trabajan en Costa Rica.
Bolaños aseguró que las relaciones entre ambos países siguen siendo amistosas, y que periódicamente mantiene conversaciones telefónicas con el presidente Pacheco.
Halleslevens: si navegan sin autorización serán capturados
El general Halleslevens informó, en consonancia con el presidente Bolaños, que en los últimos tres años, a raíz del acuerdo entre los dos mandatarios, la Policía costarricense no ha transitado armada por las aguas del río.
“Si lo hace, tendría que ser con la autorización competente, que en este caso sería una solicitud al Gobierno de Nicaragua para que sea sometida ante la Asamblea Nacional como lo establece la Constitución Política, y que sea el Parlamento el que permita aceptar una, dos, diez, cincuenta, cien patrullas que naveguen por ese río, y si eso no fuese así, la autoridad competente de este país se vería en el penoso caso de capturarlo y ponerlo a disposición de la autoridad correspondiente”, dijo Halleslevens.
Informó que el reforzamiento de las tropas nicaragüenses asentadas sobre el territorio del río San Juan será con medios de comunicación, motores para equipar lanchas y el mejoramiento de las condiciones de vida de los soldados.