Nacional

Manos arriba frente a desastres

* Sinapred no tiene recursos para enfrentar emergencia alguna * Rotavirus y lucha contra incendios forestales acabaron con medios económicos

Mauricio Miranda

La misión que llevaban el profesor Luis Felipe Morales, Alcalde de Moyogalpa, y Cresencio Rivas Ruiz, Alcalde de Altagracia, cuando llegaron a la vicepresidencia de la República, era confirmar el apoyo del gobierno y de sus ministerios, en caso de que el volcán Concepción entrara en erupción, como se temía desde la mañana del día anterior, el 28 de julio pasado, luego que el gigante despertara de su letargo con una fuerte explosión.
La respuesta del coronel Mario Perezcassar, Director de Defensa Civil, fue que ese cuerpo se encargaría de coordinar los planes de contingencia junto a los comités municipales, y se definirían los centros de refugio y vías de escape.
Por su parte, Claudio Gutiérrez, Director del Instituto de Estudios Territoriales (Ineter), informó que dos especialistas que ya estaban en la Isla de Ometepe, vigilarían de cerca el comportamiento del volcán, y que la alarma seguía siendo, el repique de campanas de la Iglesia de Moyogalpa. Sin embargo, las palabras del entonces secretario ejecutivo del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), Cristóbal Sequeira, no fueron tan alentadoras.
Aclaró que los ocho millones de córdobas del Fondo Nacional para Desastres de los que se disponía para emergencias de ese tipo se habían agotado, por lo que solicitaría una reasignación presupuestaria.
A inicios de septiembre de este año, una plaga de ratas y el desbordamiento de ríos a causa de las lluvias, acabaron con las cosechas de poblaciones indígenas mískitas y mayangnas en la región selvática de Waspam y del Río Coco, en la frontera con Honduras.
A las 3:05 de la tarde del domingo 25 de septiembre, un sismo de 3 grados Richter, cuyo epicentro se localizó apenas a 5 km de profundidad, recordó a los managuas lo vulnerable que es la capital ante los sismos. Al día siguiente, un tornado voló el techo de casas, derribó postes de energía eléctrica y puso en alerta a las autoridades en la ciudad de Masaya. Hasta hoy, el Fondo Nacional de Desastres continúa en “cero”.
Fondo se terminó en marzo
Prácticamente, Nicaragua ha sobrevivido sin Fondo Nacional de Desastres desde marzo.
Según Cristóbal “Tito” Sequeira, quien fungió como secretario ejecutivo del Sinapred hasta el pasado viernes, la lucha contra los incendios forestales y la epidemia del Rotavirus en los primeros meses, la cual afectó principalmente a la población infantil, acabaron con el Fondo, y según dijo en una entrevista concedida días atrás a EL NUEVO DIARIO, es poco probable que le sean asignado más recursos.
El mantenimiento de la logística y las provisiones para las brigadas integrales de respuesta que intervienen en el Plan Verano, plan de
lucha contra los incendios forestales, y la difusión de una campaña para concientizar a los pobladores, restó un millón 200 mil córdobas a los ocho millones presupuestados.
Según él, en al menos cuatro ocasiones le recordó al ministro Mario Arana que el Fondo Nacional para Desastres estaba vacío, pero la única respuesta que recibió fue que “estaba gestionando recursos con la Asamblea Nacional”. De acuerdo con “Tito” Sequeira, es “la situación fiscal de Nicaragua” la que no permite una reasignación al Fondo Nacional de Desastres.
“Es difícil que nos den más dinero en este momento, si me dicen a mí que me van a dar los mismos ocho millones, pues eso será, porque lo primero que me van a decir: ‘Bueno, diga Usted a quién le quitamos lo que quiere de más’, decirle al Minsa: ‘te voy a quitar siete millones para el Sinapred’, y por supuesto eso no puede ser”, explicó Sequeira.
Fondo seguirá vacío hasta el próximo año
Según el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mario Arana, la terminar de aprobarse las reformas al Presupuesto General de la República que el gobierno presentó hace dos semanas, al Fondo Nacional de Desastres se le asignarán 3.6 millones de córdobas.
Sin embargo, EL NUEVO DIARIO conoció que esos 3.6 millones de córdobas no serán enviados al Fondo Nacional de Desastres, sino que serán destinados para pagar la contrapartida del gobierno sobre un préstamo que tiene con el Banco Mundial, el cual empezó a desembolsarse en 2001, y dio pie a la creación del Sinapred, a través de la Ley 337.
De acuerdo con una fuente cercana a Sinapred, el préstamo asciende a cerca de 15 millones de dólares, y con éste se han ejecutado proyectos en los distintos municipios del país, para reforzar las medidas de prevención y mitigación ante desastres naturales. Hoy asume la secretaría ejecutiva de Sinapres Jerónimo Giusto quien también estuvo al frente del Centro de Coordinación de Prevención de Desastres en Centroamérica.