Nacional

Amenazas desde "El Chile"

* Y un círculo "liberal" de amor eterno con orígenes extrańos

— Edwin Sánchez —

El diputado Jaime Morales Carazo dijo este sábado que jamás ha recibido ni espera que los auténticos liberales del PLC le amenacen su seguridad personal.;


Explicó que en la Asamblea Nacional expresó a los periodistas que las amenazas a las que hizo referencia, al no prestarse a la pretendida amnistía, provienen del seńor de El Chile, el seńor Arnoldo Alemán. ;


"Jamás me he referido al PLC ni a ningún correligionario del PLC; me referí puntualmente a que la fuente generadora proviene de El Chile, específicamente del doctor Arnoldo Alemán".;


En cuanto a las referencias que el seńor Enrique Quińónez hizo de él, aseguró que "no le doy ninguna importancia, ya que para mí el referido seńor es inexistente".;


Y es que en una réplica, Quińónez, haciendo uso de su lenguaje habitual dijo que "este seńor en el partido no tiene ninguna prioridad. Para nosotros no es nada, no es algo que valga la pena...".;


Las palabras del jefe de la bancada arnoldista contrasta con la labor de Morales en el PLC: llevó la campańa electoral que culminó con esa divisa roja en el poder y redactó, además, un poco más del 90 por ciento de los estatutos de la organización.;


"Yo estuviera extremadamente preocupado si recibiera un elogio de este seńor, y no sabría decir, tampoco, de dónde es que apareció de liberal", respondió Morales.;


Al respecto, se conoce que de los "amor eterno" de Alemán ninguno es liberal verdadero. El mismo Quińónez en 1996 se enfrentó como candidato por una facción de la Resistencia al mismo Alemán.;


Morales recordó que Donald Lacayo, el que más ha defendido la libertad por la vía del olvido del "caudillo" es conservador, del grupo llamado Alcón.;


Ahí no hay liberales, de connotadas raíces ideológicas, alrededor de Alemán, indicó. Wilfredo Navarro proviene del PLI; Jamileth Bonilla, originaria de un país maoísta.;


Quińónez, de colofón, fue guardia, instructor del EPS y contra expulsado. Recordó el ayer, don Jaime.;