Nacional

Rechazado y descalificado el proyecto Castillo Osejo


— ANDREA MAYORGA A. Y LUCÍA NAVAS —

El presidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU), Telémaco Talavera, aseguró que en ningún momento el diputado José Castillo Osejo invitó a las autoridades universitarias a analizar la situación de las facultades, y menos para introducir una ley que terminara con las principales carreras.;


"Si le dan curso a este proyecto violentarían la Ley 125 de autonomía universitaria. (Además), es irresponsable proponer el cierre de varias facultades a nivel nacional basándose en suposiciones y datos irreales", manifestó Talavera.;


El proyecto de ley contempla el cierre de varias facultades a nivel nacional como Administración de Empresas, Medicina, Computación, Derecho y Agronomía. El diputado José Castillo argumenta que la ley fomentará el estudio en los niveles técnicos.;


El proyecto está en manos de la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional, y de aprobarse violaría la Ley de Autonomía de las universidades, que menciona que cada recinto es autónomo, tanto financiera como administrativamente.;


El presidente del CNU acepta que hay una oferta grande, pero que es de parte de las universidades privadas y no de las públicas, por ello están diseńando un Plan de Educación para examinar la oferta académica y la demanda laboral.;


Médicos subcontratados;


El decano de la Facultad de Medicina, Francisco Cortés, manifestó que para promover una ley de esa magnitud es necesario un estudio que pruebe que la oferta académica sobrepasa la laboral. "El problema es que el sector está subcontratado. Cada médico debería atender de 2 a 3 pacientes en una hora en la Sala de Emergencia, sin embargo, atienden de 16 a 18 por hora.;


Los médicos, luego de 30 ańos de trabajo se retiran. El camino para alcanzar la especialidad y la maestría dura mucho tiempo, y cada ańo se jubila un número significativo de ellos, que deben reponer. "Es absurdo que un diputado, sin tener ningún estudio que lo respalde, incentive esta ley", ańadió.;


Para analizar la situación de las universidades y su oferta académica, el CNU implementará un Plan Nacional de Educación, con el fin de satisfacer de esa manera las necesidades del país y del mercado internacional.;


Ministro también rechaza;


Por su parte, el ministro de Educación, Silvio De Franco, calificó como "nada afortunada" la propuesta de retirar esas carreras universitarias, pues considera que "se corre el riesgo de privilegiar a quienes pueden estudiar fuera del país".;


"Interferir en la oferta y demanda de las carreras universitarias es absurdo. ;


El mercado determina si una carrera es o no necesaria. Creo que cada vez que alguien intenta meterse en hacer regulaciones de ese tipo no resulta nada afortunado", dijo De Franco.;


"No es nada prudente ni necesario", remarcó, al ańadir que donde debe enfocarse la Asamblea Nacional es en la eficiencia y transparencia de los gastos estatales destinados a las universidades estatales, por cuanto corresponde al CNU analizar si hay demasiada oferta de la misma carrera o no.;


Diputados en contra;


Como un "absurdo jurídico y algo inconstitucional", calificó ayer el primer secretario de la AN, doctor Miguel López Baldizón, la iniciativa del diputado José Castillo Osejo de cerrar varias carreras universitarias.;


El directivo dijo que aprobar una ley de esa naturaleza "vendría a violentar la autonomía universitaria. Me parece que esa no es la forma de suspender carreras universitarias, sino que las mismas universidades puedan regular el número de ingresos a través del Consejo Nacional Universitario".;


López Baldizón, quien también es médico, dijo que de acuerdo con los indicadores, a Nicaragua le hacen falta médicos, "porque debería haber un médico por cada mil habitantes y hay países que tienen un médico por cada 500 habitantes".;


"Si tenemos cinco millones de habitantes, Nicaragua podría necesitar cincuenta mil médicos", indicó el directivo, quien recordó que el sistema de Salud en Nicaragua tiene déficit no sólo de médicos, sino de enfermeras, por lo que habría que pensar en tener más médicos".;


Una locura;


Gustavo Porras, diputado de la bancada rojinegra y también médico, dijo que la iniciativa del parlamentario "no sólo es violatoria a la Constitución, sino que también es una locura y un absurdo, porque no se puede determinar por ley la necesidad de cerrar carreras universitarias".;


"Esa posición del seńor Castillo Osejo es irracional", dijo Porras, quien recordó que la UNAN forma a los médicos de acuerdo con sus capacidades, y a pesar de eso estamos muy largo para que Nicaragua pueda tener un médico por cada mil habitantes". ;


Otra reacción;


Orlando Tardencilla, jefe de la bancada Azul y Blanco, calificó la iniciativa como "un disparate, una inconstitucionalidad y un abuso a los derechos de los nicaragüenses, especialmente aquellos que con dificultad pueden llegar a estudiar esas carreras".;


Con la colaboración de Edgard Barberena.;