Nacional

Alemán amnésico

* Un presidente de la República que no se daba cuenta cómo salían 60 millones de dólares de su Ministerio de Hacienda * Tampoco sabía que aterrizaban en su cuenta secreta y cómo se distribuían * Seńala como “sabedores” desde Eduardo Montealegre y el prófugo Duquestrada, hasta el difunto Lorenzo Guerrero

— Luis Galeano —

Al parecer, a la condición de reo valetudinario del ex presidente Arnoldo Alemán, se le sumó el mal de Alzheimer, pues ayer durante una declaración de más de cuatro horas a los auditores de la Contraloría, sobre el caso de la “Guaca 2” en la que se lavaron casi 60 millones de dólares del erario, dijo no conocer nada de nada, mostrándose completamente amnésico.;


Alemán rindió ayer su declaración a dos auditores de la Contraloría en su hacienda “El Chile”, donde guarda prisión domiciliar; y su respuesta a las 24 preguntas que le hicieron los funcionarios del ente fiscalizador siempre fue la misma.;


;


Presidente pintado en la pared;


“No me acuerdo, no di instrucciones, no conozco de esas transferencias, no conozco esas cuentas ni era mi función manejar ninguna cuenta, ni era firma libradora, no sé si son de la Presidencia, cada institución tenía plena autonomía y una persona encargada de la Dirección Administrativa Financiera”. En fin, era un presidente de la República pintado en la pared.;


Alemán dijo que sobre las transacciones de casi 60 millones de dólares del Estado que terminaron en la cuenta denominada “Donación Taiwan”, los únicos que podían dar información eran el ex ministro de Hacienda y los ex secretarios de la Presidencia, entre ellos el actual titular de Hacienda, Eduardo Montealegre.;


Aracelly García Llanes, auditora, y Francisco Padilla Manzanares, asesor legal de la Contraloría, llegaron en punto a las ocho de la mańana a la hacienda-cárcel, como lo estableció la Sala Uno del Tribunal de Apelaciones. La sesión de preguntas y respuestas comenzó 35 minutos más tarde. ;


;


No se acuerda de nada;


“No me acuerdo en ningún momento haber dado alguna instrucción del número o nombre de cualquier cuenta. De esas cuentas no sé nada, en cada institución del Estado existe la persona encargada en la parte administrativa y financiera de la respectiva institución, pero no me acuerdo y no he dado instrucción al respecto, eso era responsabilidad de cada ministerio y de cada institución, y no sé si existían las cuentas mencionadas y no sé si existieron, porque no me recuerdo de esas cuentas, yo nunca tuve firma libradora en ninguna cuenta”.;


Esa respuesta fue la primera de Alemán cuando le preguntaron por los US$ 59,302,312 que salieron de las arcas del Estado, que fueron a Panamá, Estados Unidos y que volvieron al país por medio de la “Donación Taiwan”, teniendo como destino “cuentas especiales” de la Presidencia y cuentas del Ministerio de Hacienda que no estaban registradas oficialmente en los libros de esa institución.;


“Vuelvo a repetir que no era a mí a quien me correspondía manejar cuentas...”, fue la repetitiva respuesta de Alemán cuando se le preguntó por los US$ 8,765,000 que fueron a Industrias Andinas propiedad de Byron Jerez, los US$ 24 millones de fueron a la Secretaría Técnica de Presidencia, la apertura de la “Donación Taiwán” y cómodamente recordó que Esteban Duquestrada, ex ministro de Hacienda, en una declaración jurada asumió la responsabilidad de todo el asunto. ;


;


“Quema” a Castillo, a Robleto, a Montealegre y hasta a Lorenzo Guerrero;


Le preguntaron al reo si conocía de la existencia de las cinco cuentas, que según declaración de Oscar Moreira (ex asistente de la Presidencia) y Ernesto Barahona Garay (ex financiero), eran del despacho de la Presidencia y fueron alimentadas con los fondos que llegaban a la “Donación Taiwan”, y respondió:;


“Nunca recibí informes de esos seńores y no sé si eran cuentas de la Presidencia, porque ni David Castillo, ni Fernando Robleto, ni Eduardo Montealegre, ni Lorenzo Guerrero, quienes fueron los secretarios de la Presidencia encargados del despacho, me informaron sobre esto”.;


“El Presidente de un país no se mete con el manejo de cuentas bancarias de cada institución, y el querer darle responsabilidades de actividades financieras al Presidente del país es un absurdo, y si alguna vez por requisito de ley se llevaba al despacho (de la Presidencia) para incorporar firmas libradoras era por requisito de ley, pero nunca me recuerdo haber hecho o visto estados de cuentas, ni números de dichas cuentas, ni traslados de fondos o cualquier situación con cuentas bancarias. ;


“Nunca lo hice, le di a mis funcionarios autonomía y no menoscabé sus funciones”, dijo Alemán, para finalizar su declaración, colocándose al margen de todas las responsabilidades que la Constitución que juró respetar, le imponía.