Nacional

Vecinos “tiran la toalla”

* Denuncian que en el Barrio “Hilario Sánchez” hay una terminal de buses que les quita la vida * Los buses no dejan dormir y el taller que se conecta ilegalmente de la luz, está por fundir sus electrodomésticos * Chatarras sirven de nido de delincuentes

— Melvin Martínez A. —

Los habitantes del Barrio “Hilario Sánchez” no pueden dormir tranquilos. Con la reciente instalación de un taller de mecánica clandestino, que también sirve de terminal de buses, les llegó el desvelo.;


Los vecinos dicen que ya no aguantan la bulla. Desde las cinco de la mańana aseguran que los choferes de buses calientan motores y el ruido es ensordecedor, suficiente para dejar la cama de inmediato y “ya no podemos descansar”.;


A eso se suma los trabajos de soldadura que todo el día realizan en el taller, quienes se conectan ilegalmente del tendido eléctrico y provocan altibajos en el voltaje de los vecinos. Eso lo pudo comprobar CONTACTO END.;


“Día y noche pasa encendido el soldador. Cuando lo encienden tenemos que apagar todos nuestros electrodomésticos porque se nos pueden fundir o también pueden ocasionar una desgracia en el vecindario”, dijo Geovanna Vargas, habitante del lugar.;


Ella y otros vecinos dijeron --además-- que deben soportar la corriente de desechos que ocasionan los buses al momento de ser reparados. Eso incluye aceite, grasa, repuestos descartados y otro tipo de basura.;


Y es que la calle es angosta y las angustiadas madres dicen que no viven en paz pues tienen que estar pendiente de sus nińos, quienes pueden resultar atropellados por estos choferes. Ese es el temor principal de dońa Zeneyda García, vecina del sector.;


El malestar que ocasiona esta terminal de buses improvisada, sin embargo, no termina allí. La cantidad de insectos que generan los buses chatarras aparcados a orillas del camino, también es causa de molestia. Y es que dentro de estos vehículos, existe un ambiente putrefacto.;


Según los denunciantes, por las noches, estas chatarras se convierten en antro de prostitutas y delincuentes, quienes se refugian en estos vehículos para consumir drogas y saciar todo tipo de necesidades.;


“Los mismos cuidadores se suman a las vulgaridades que arman los vagos del barrio. Hemos llamado a la Policía y nunca se hace presente”, dijeron los afectados.;


Los vecinos aseguran que el propietario del taller es Olinto Velásquez, quien además, es propietario de grandes extensiones de terreno y algunas unidades. Ellos dicen no tener nada en contra de este seńor y su negocio, porque todos tenemos derecho a sobrevivir, pero en un ambiente de paz.;


A través de CONTACTO END, solicitan a Velásquez que ordene esta situación y se lleve la terminal de buses y el taller a sus terrenos. De igual manera, hacen un llamado a la delegación del Distrito Tres de la Alcaldía de Managua, para que tomen cartas en el asunto.;


CONTACTO END intentó hablar con el propietario del taller, pero sus trabajadores se negaron a dar declaraciones y evitaron comunicación alguna. Este problema tiene lugar en el kilómetro doce y medio de la Carretera Sur, de la entrada a Serranías, dos cuadras al oeste y cinco y media al norte.;