Nacional

Explotación y usura

* Reciben dinero del exterior para que ayuden a gente pobre, pero la mayoría pervierte estos fines * Ejemplos dramáticos de cómo hasta la cárcel usan contra sus clientes * Deben quedar bajo la SIB y con vigilancia estricta de cumplimiento de ley contra usura

— VALERIA IMHOF —

Perdió el tramo donde trabajó durante nueve ańos y ahora vende ropa interior y calcetines en un carretón. ;

;
La Financiera Nicaragüense de Desarrollo (Findesa) la dejó prácticamente en la calle, por eso hoy Marisol Orozco celebra con júbilo que los diputados aprueben una ley para poner en cintura a las microfinancieras que en más de una ocasión han dejado a miles de personas con una mano atrás y otra adelante.;

;
La Ley Especial de Asociaciones de Microfinanzas --que continuará siendo aprobada en las próximas semanas-- establecerá frenos para evitar que la ciudadanía quede a merced de empresas usureras desalmadas que cobran intereses leoninos sin que nadie las controle. ;

;
Casos como el de Marisol se repiten en todo Nicaragua, donde los ciudadanos son sorprendidos por empresas inescrupulosas que utilizan una serie de artimańas para sacarle a la población lo que tal vez han conseguido obtener en toda una vida. ;

;
Uno de los métodos más utilizados por estas microfinancieras es no respetar el interés que define el Banco Central de Nicaragua (BCN), y aquellas que lo hacen inventan otros cargos como el cobro de una comisión por trámite del préstamo quitando entre el ocho hasta el quince por ciento.;

;
Lo cierto es que si usted presta 300 córdobas en estas microfinancieras es probable que se quede sin el televisor que le costó 3,000, que le embarguen su salario, o en el peor de los casos le quiten su carro o su casa.;

;
Una de las argucias utilizadas es cobrar "capacitación" por pequeńas charlas que imparten para el "mejor manejo de crédito", mientras que otras deducen gastos de administración y "ahorro". En este caso se trata de hacer ahorrar al cliente una cuota determinada de manera obligatoria supuestamente para capitalizar la cooperativa, pero ese ahorro no es reembolsable. ;

;
El retraso de una cuota le costó el tramo ;

;
Todo iba bien hasta que Marisol se retrasó un mes con el pago de la cuota de 2,000 córdobas que le cobraba Findesa luego de haber adquirido un préstamo de 15 mil córdobas que se vencía el 28 de abril próximo.;

;
Lo que nunca se imaginó es que luego de varios ańos de trabajar con la microfinanciera la iban a echar presa dos días antes de Navidad junto con su fiadora, Dinora Sabina Rosales, a pesar de que en Nicaragua no existe la cárcel por deuda.;

;
Lo cierto que para salvarse de la cárcel, Marisol tuvo que vender su tramo para cancelar el crédito que a esa altura y no se sabe por qué malabares de los números ascendía a más de 15 mil córdobas.;

;
"Yo debía diez mil córdobas y me acumularon seis mil córdobas más para pagar a un abogado y la jueza", asegura Marisol.;

;
En total dice que pagó 26 mil córdobas de los diez mil que debía. Pero a esa altura ya no le importó, lo único que quería era cerrar la cuenta porque "yo miré que era un robo", dice.;

;
Findesa es conocida como una ONG que da créditos a miles de micro y pequeńas empresas, pero para Marisol no son más que un "atajo de sinvergüenzas y ladrones" que se lucran con la necesidad de gente humilde y necesitada.;

;
"Ellos me dijeron que no podían hacer nada, pero la verdad es que no querían negociar conmigo, lo único que querían era sacarme plata", seńala la seńora, de 34 ańos y con dos hijos a tuto.;

;
Según Marisol, Findesa además le exigió que le devolviera una refrigeradora que cuesta 800 dólares, pero que la microfinanciera se la valoró en seis mil córdobas. ;

;
"Yo la devolví el cinco de enero a pesar de haber dado cuatro cuotas de 28 dólares, y ahora me dicen que la tengo que seguir pagando cuando a ellos les va a quedar la prenda", se lamenta. ;

;
Hoy lo único que puede decir Marisol Orozco es que no le recomienda a nadie pedir un préstamo a una microfinanciera porque insiste que son todos un "poco de ladrones".;