Nacional

Nicas Ťahogadosť en su zona seca

* Estudio de la Fundación Ford y la FAO muestra que hay mejores condiciones de vida entre la gente que recibe este tipo de recursos * Son al ańo para el país, según cálculos oficiales, 500 millones de dólares, pero según la CEPAL, puede que la cifra sea de 1 mil 300 millones de dólares

— Octavio Enríquez —

Primera entrega;


La tierra en Nicaragua ya no representa esperanza, aunque el 32 por ciento de la economía depende del campo, según datos del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE). La pobreza golpea al 70 por ciento de la población rural, pero dentro de la desesperanza, las remesas, provenientes de Costa Rica y Estados Unidos, suman más de 500 millones de dólares al ańo, citando cifras oficiales. ;


Un estudio de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), bajo el auspicio de la fundación norteamericana Ford, ha comprobado este ańo la importancia de estos recursos en la zona seca de Carazo, Managua y Chinandega, tras una encuesta de 50 familias con familiares en el extranjero por cada sitio de estudio.;


Calculando un promedio de 130 dólares por remesa, en la zona estudiada el investigador Ricardo Castellón calculó que entraban 2.8 millones de dólares. La encuesta reveló que más de 35 personas en San Francisco tienen familiares en Costa Rica, un país al que también va la gente de La Conquista (30), Santa Teresa (28), Tipitapa (25) y Quilalí. En Estados Unidos tienen residencia familiares de Villanueva (33) y Posoltega (35).;


25 POR CIENTO DEL PIB NACIONAL;


En el resumen ejecutivo se dice que la Comisión Económica de Países para América Latina (CEPAL) sugiere montos en remesas que oscilan entre 600 y 800 millones de dólares, pero pronostica para este ańo 1 mil 300 millones de dólares, casi dos veces lo que Nicaragua vende al exterior. Es más, no hay un solo producto de exportación que sea más alto: la carne bovina, el más exportado el ańo pasado, alcanzó los 77 millones de dólares. ;


El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) calcula que los dólares de las remesas representan al menos el 25 por ciento de la producción de Nicaragua y esperan que aumente a un ritmo del 7 y 10 por ciento. La economía de Nicaragua se dirige en sentido opuesto, y expertos como Róger Cerda han dicho que no se espera que la economía nicaragüense crezca en un 3 por ciento.;


Los investigadores han elegido la zona seca, porque allí la FAO desarrolla un proyecto conocido como PESA, relacionado con la seguridad alimentaria. Entre los principales resultados está que Ťla calidad de vida, obtenida por las remesas, permiten a las familias mejorar sus condiciones de vidať. ;


Villanueva y Posoltega en Chinandega, San Francisco y Tipitapa en Managua, La Conquista y Santa Teresa en Carazo, y otras zonas como Quilalí son los lugares que abarcó el estudio, cuyos resultados en las condiciones de vida, en particular el tema de la vivienda, son las siguientes:;


VIVIENDAS MEJORES;


- Casi 300 familias de las que reciben remesas tienen su casa propia.;


- Poco más de 220 familias tienen escritura pública.;


-El piso de las viviendas en su mayoría es de ladrillos (110) y cemento (120).;


-Más de 250 tienen las paredes de su casa hecha de bloques.;


VARIA POR MUNICIPIO;


Las condiciones de las viviendas también varían por municipio. En Villanueva las paredes son en su mayoría de bloques (el piso es de ladrillos), Posoltega también. En Tipitapa son mixtas (el piso de cemento), así como en San Francisco. En Santa Teresa y Quilalí son de bloque también. El techo de la vivienda en más de 180 de las encuestas es de tejas.;


El Instituto de la Vivienda de Nicaragua (INVUR) indica que el déficit habitacional en el país ronda el 1 millón de casas, según la funcionaria Johanna Mayorga, directora de comunicaciones. La ley de creación de ese Instituto recoge que una vivienda de interés social no debe ser mayor de 60 metros cuadrados de construcción y no debe costar el equivalente a 10 mil dólares. ŤHay construcciones de 30, 40 y 50 metros cuadrados en el área rural. En municipalidades de diferentes alcaldías esto puede ser vistoť.;


Las cifras del informe de la FAO y la Fundación Ford, indican que en 1992 llegaban al país en concepto de remesas, alrededor de 200 millones de dólares. Ya en 1995 eran 300 millones más. La cifra ha seguido aumentando.