Nacional

Otros cargos contra ex-director COMMEMA


— MARIO MAIRENA MARTINEZ —

El alcalde de Managua, Herty Lewites no cumplió su palabra en cuanto a dar a conocer en el lapso de una semana la auditoría realizada en la Corporación de Mercados Municipales de Managua, (COMMEMA), en la cual, según fuentes de la comuna capitalina, se detectaron graves anomalías en la administración de Iván Avilés Rayo.;


Lewites en el Cabildo Municipal del 28 de febrero, se comprometió ante los medios de comunicación que en la semana que se avecinaba y que laboralmente terminó ayer, daría a conocer la auditoría practicada en COMMEMA, la que había sido solicitada por la concejal, Martha Ramírez. ;


El edil capitalino al hablar sobre los resultados de la auditoría en COMMEMA manifestó que lo encontrado en la administración de Avilés son, Ťalgunos gastos superfluos y aquí cualquiera que se pase de su presupuesto debe ser sancionadoť.;


DIJO QUE ERA UN LIBRO ABIERTO;


Lewites, en su compromiso verbal dijo que era como un libro abierto para que la Contraloría haga todo lo que sea necesario, Ťporque yo no me voy a manchar en encubrir, ni a mi madre que fuerať.;


En el Ťdibujoť de la renuncia de Avilés, el edil seńaló que la misma fue por cansancio laboral.;


FILTRAN ANTECEDENTES DE AVILES EN ASUNTOS DE PROPIEDAD;


En cuanto a Iván Avilés, además del juicio que refleja la forma en que administró COMMEMA involucrando al partido FSLN, fuentes de esa organización política han suministrado documentos que tiene que ver una particular forma de operar en asuntos de propiedad con bancos que resultaron quebrados como el BANADES y el BANIC.;


Iván Avilés Rayo no es bien visto por un sector del partido FSLN, porque al igual que muchos recomendados de Elías Chévez, están dejando mal parada la administración de Herty Lewites, quien ha buscado cómo disfrazar las anomalías en la comuna dándole largas al asunto, tal como ocurre con la auditoría realizada en COMMEMA.;


PROPIEDAD DEL BANADES AL BANIC;


Una de esos documentos es una certificación emitida el 10 de abril del ańo 2002, por el doctor Joaquín Solís Flores Huerta, abogado y registrador Público del Departamento de Granada en la que hizo constar que con respecto a la propiedad inscrita en folios 117 y 119 del Tomo 365, Libro de Propiedades se encuentran los asientos números 4 y 5 los que consisten en hipotecas, Ťque a la fecha no han sido canceladasť.;


Esas hipotecas literalmente dicen que en escritura autorizada en la ciudad de Managua el 19 de mayo de 1998 por al abogado, René Salvador Sánchez Velásquez, consta que el BANCO NACIONAL DE DESARROLLO, representado por Rodolfo Delgado Cáceres, concedió un crédito a Iván Avilés Rayo por la suma de 897 mil 840 córdobas.;


El préstamo, según esa certificación, era para pagarse en siete cuotas anuales de 128 mil 262 córdobas.;


HIPOTECA NO CANCELADA, PERO LA MISMA PROPIEDAD APARECIO EN EL BANIC;


Tal como lo certificó el registrador de Granada, la hipoteca sobre la propiedad No. 23,276 a favor del BANADES no había sido cancelada al 10 de abril del ańo 2002, pero esa misma propiedad apareció prendada un ańo después con el Banco Nicaragüense de Industria y Comercio, BANIC.;


Es así que el mismo registrador público de Granada certificó que en escritura autorizada en la ciudad de Managua por el abogado, Ronald Martínez Sevilla en septiembre del ańo 1999, consta que el BANIC, representado por la licenciada Ruth Obando de Berríos, otorgó crédito por la cantidad de 350 mil dólares a la Sociedad Agropecuaria Santiago S.A. (AGROPESA).;


Como representante de AGROPESA aparece Johnny Torres Aguilar, a quien le había vendido Iván Avilés Rayo una propiedad que estaba prendada en el BANADES. ;


Esa transacción se realizó el 19 de junio de 1998 ante el abogado Constantino Tapia Roa, donde Iván Avilés Rayo traspasó la propiedad que estaba hipotecada con el BANADES a nombre de Torres, quien después aparecería en el BANIC representando a AGROPESA, para el crédito de 350 mil dólares.;


En la escritura número dieciséis, el abogado Constantino Tapia Roa certificó que Iván Avilés dedujo del valor de la venta de la propiedad, la deuda con el BANADES, la cual se comprometió a cancelar Johnny Torres. Sin embargo no lo hizo y fue a prendar la misma propiedad en el BANIC para el otro préstamo.