Nacional

ŤNo es el triunfo de la izquierda lightť

* En estas condiciones económicas asistimos al inicio de una alianza política entre partidos de izquierda y sectores empresariales, nacionalistas acosados por el imperio * Lula expresó lo que el programa del PT ha expresado siempre, no es un discurso maquillado * Daniel Ortega se lanzará de todos modos, aunque hubiera perdido Lula

— EDWIN SANCHEZ —

El doctor Orlando Núńez no cree que con Luiz Inácio Lula haya triunfado una izquierda Ťlightť y ni siquiera puede verse como la victoria de un candidato maquillado para venderlo a otros sectores más allá del Partido de los Trabajadores.;


Para ser riguroso, no es el triunfo solamente de la izquierda, indicó Núńez, quien este lunes afinaba sus comentarios al libro ŤCon sangre de hermanosť de Erick Aguirre, que será presentado hoy en la noche en Casa de los Mejía Godoy. ;


Es el triunfo de una alianza, nos insiste, siempre con la fotografía de Jerónimo, el gran jefe Apache, escoltándolo. El nos explica en qué tipo de matriz se desarrolló esta criatura hasta alcanzar a ver la luz del triunfo: ;


América Latina está siendo avasallada. El capitalismo nacional latinoamericano está frente a una ofensiva del capital transnacional. Las burguesías latinoamericanas están quebrando y están a la defensiva. Por otro lado, hay una economía popular en ascenso en América Latina, y que en muchos casos controla más del 50 por ciento de cualquier variable económica que se quiera usar: sea empleo, generación de divisas, número de gente, PIB.;


Esta situación económica está teniendo un desenlace que lo considero positivo. Está naciendo en América Latina una alianza entre burguesías nacionales antiglobalización, antihegemonía latinoamericana, anti ALCA, anti TLC, porque ante ellas se juegan la vida, consideró.;


TOMA DE DISTANCIA Y DE CONCIENCIA;


Si avanza el ALCA, si avanza el TLC y el hegemonismo norteamericano también, a estas burguesías pronto habremos de cantarle su réquiem. Entonces, por necesidades económicas las burguesías nacionales, algunas, las más lúcidas, las más conscientes empiezan ya a tomar distancia de la ofensiva norteamericana.;


Por otro lado, por primera vez los partidos de izquierda no están apostando a la clase obrera, sino a una economía popular que va más allá de la clase obrera, llámese campesino, trabajador por cuenta propia. En el programa de Lula se está incorporando la economía popular, la economía familiar, como nunca en la historia de la izquierda.;


Con estas condiciones económicas veo que asistimos al inicio de una alianza política entre partidos de izquierda y sectores empresariales, nacionalistas acosados por el imperio, precisó.;


Creo que Brasil es la expresión más transparente. Porque quien lanza a Lula es el PT, con una gran base sindical, siendo obreros levantan la bandera de la economía popular y no solo de la clase obrera. ;


Transparente porque es donde está la burguesía más fuerte de América Latina y la más consciente frente al tratado del libre comercio, frente al ALCA. ;


Lula y su Vice Presidente es un empresario que solito él exporta casi lo que exporta Nicaragua, 400 millones de dólares, dijeron en la campańa: ŤEl ALCA es una opción para Brasil, el MERCOSUR es nuestro destinoť. ;


Esa es una posición política que creo se va a expresar al implementar este programa, subrayó. Ahí hay una alianza entre sectores empresariales nacionalistas antiofensiva norteamericana, antihegemonía norteamericana, y el principal partido de izquierda, o la coalición del partido donde conviven 16 tendencias, y los dos partidos sumados a Lula, de centro izquierda. ;


Hay una alianza transparente como en los manuales: entre sectores nacionalistas, como no lo habíamos visto desde el APRA y los sectores de izquierda.;


Yo creo, dijo Orlando, que nos enredaríamos creyendo que ganó sola la izquierda o solo la izquierda light, enmascarándose de sus verdaderas posiciones. No. Lula expresó lo que el programa del PT ha expresado siempre, no es un maquillaje del discurso de Lula.;


Lo que dice Lula lo podemos leer en el programa del PT. Y la alianza con los sectores empresariales, que se expresa con el Vice Presidente, se fueron con el programa que es a favor del mercado interno del Brasil y a favor de una negociación con el mercado mundial que favorezca los intereses económicos del mercado interno. Y ahí van los productores que venden el mercado local y los asalariados que, en la medida que mejoren su salario, contribuyen con el mercado interno.;


Es una alianza que expresa la opción del mercado interno frente a la privatización internacional que estamos asistiendo en América Latina. ;


EL PODER Y SUS REGLAS;


No obstante, el sociólogo se atrevió a decir que a Lula en parte podría sucederle lo que a Fernando Henrique Cardoso, quien procesó los parámetros marxistas generales a Latinoamérica, y terminó en la acera opuesta a su realidad teórica porque de nuevo el poder demostró que se rige por sus propias reglas del juego. ;


En parte le va a pasar a Lula, no va a poder gobernar sólo para la gente que votó por él, dicho sea de paso es una de las votaciones más altas del mundo a favor de un candidato. No se trata sólo del 62 por ciento, que es demasiado. Reagan, el Ťpopularť, ganó con el 28 por ciento; no es sólo eso, sino que hablamos que 70 millones de brasileńos -casi la mitad de América Latina- votaron por esa posición. ;


O sea, tiene más ventaja que cualquier otro presidente electo de América Latina que gana con 30-40 por ciento, pero aún así él va a tener que gobernar como ya lo dijo: él es candidato del PT, pero va a ser presidente del Brasil.;


Eso muestra una gran madurez de los dirigentes de izquierda que no van a llegar a traducir, al poder, sus propias posiciones, sus manuales, sino que va a gobernar una realidad.;


-Realidad ingobernable a veces.;


-Sí, porque la gente presiona a favor de sus necesidades.;


-¿Está de fiesta la izquierda, incluso la nicaragüense? ;


-Creo que sí. La izquierda ha tenido un drama en toda su historia, y es que nunca ha tenido oportunidades para disputar sus posiciones pacíficamente, siempre ha estado excluida del espacio de la democracia y ha tenido que terminar en los cuarteles, presa, torturada, en el exilio o en la guerrilla o teniendo que cambiar el mundo con las armas que ya sabemos nosotros que no es suficiente. ;


Tomar los aparatos se puede hacer por las armas, pero el Estado se toma, como dice Gramsci, con fuerza y con una hegemonía, con un discurso encarnado en las masas. ;


Brasil es una muestra, como otros países, como Venezuela, Nicaragua, donde la izquierda ya tiene un espacio político. En la democracia latinoamericana ya alcanza la izquierda. Antes no alcanzaba. Con Somoza, con un discurso sandinista, voy preso, pero ahora te podés presentar con cualquier discurso. Lo mismo en Brasil y solo con el 5 por ciento de lo que dijo Lula, bajo los militares ya hubiera caído prisionero.;


Hay fiesta porque después de 200 y pico de ańos participa la izquierda. Pero además está de fiesta porque hay una ruptura de la ortodoxia que plantea que el poder son los aparatos y no la mente ni el corazón de la gente.;


La izquierda no puede utilizar como pretexto que solo con la lucha armada podés tomar el poder para hacer gobiernos dictatoriales de izquierda, sino que desde el momento que empezás a disputar el voto ya empezás a disputar hegemonía, consenso, ya tenés que ganarte, con tu discurso, persuadiendo a la gente, no imponiéndola desde arriba. ;


Creo que es un gran salto cualitativo que sólo la burguesía lo había hecho, y la religión católica, que habían conquistado el corazón y la mente del pueblo con discursos. ;


Nosotros tuvimos que hacerlo a la fuerza y después comprando conciencia desde arriba, dando un AFA, a veces artificialmente porque no había capacidad económica. Ahí en Brasil se ganó a puro pulso porque la gente votó por un obrero que apenas aprobó la primaria, de proyecciones de izquierda y dura, marxista, de posiciones de clase, no un antidictatorial, no un antisomocismo como aquí, ahí es Lula, el PT contra el sistema capitalista en su expresión regional.;


¿UNA NUEVA AVENTURA DE DANIEL?;


-Tres derrotas precedieron a Lula, ¿esto puede alentar a Daniel Ortega a una cuarta aventura electoral? ;


-Creo que el parámetro de presentarse varias veces es muy ligero. Las ventajas de Daniel en Nicaragua no está sólo en tener un mercado cautivo como el sandinismo, la desventaja es que el otro mercado político es antisandinista y anti Daniel. ;


Lula tenía la ventaja de un mercado del PT, pero no tenía la desventaja del sandinismo, un anti PT. Si Daniel y el Frente quieren ganar las elecciones, creo que deben transformar ese mercado antisandinista y convertirlo en un mercado a favor de un programa.;


Lula ganó no sólo por un carisma, sino por programa. Las personas no sólo deben definir las políticas: el liderazgo de Daniel en el Frente es indiscutible, pero es necesario comprender que la gente adversaria no la vas a ganar con la etiqueta sandinista. O con la imagen de Daniel. La vas a ganar con un programa. ;


Hay que construir un programa alternativo, porque las lides políticas no solo son hoy ganar la presidencia, es ganar un programa o hacer retroceder un programa. Otra gran cosa en Brasil que es más fuerte es el PT: lleva 20 ańos gobernando y bien, gobernado en paz, se han tomado alcaldías poderosas, están a la cabeza en el mundo con nuevos programas como el presupuesto participativo.;


El FSLN debe mostrar su bondad no cuando gane las elecciones, sino ya con las alcaldías, si no seguiremos en la política tradicional con un discurso de que cuando yo gane yo voy a ser bueno.;


-¿No lo ves estimulado para otra candidatura?;


-Creo que Daniel tiene una voluntad política de ser presidente y no necesita a Lula. Aunque perdiera Lula, Daniel se iba a presentar, por supuesto, es posible que alguna gente del Frente diga que como Lula ganó y la izquierda está en alza, pues, va a ganar. Yo insisto que, aunque nos entusiasmemos con un triunfo de izquierda, es un triunfo producto de una alianza que hay que construir y no se construye al momento de las elecciones. ;


Creo que el Frente avanzó, se tiró con un programa para el campo para campesinos sandinistas y liberales. Los programas enseńan mucho más que las personas.