Nacional

Vives estremeció Estado Nacional


— LUCIA NAVAS —

Lleno al máximo. Carlos Vives y su vallenato estremeció el;
Estadio Nacional "Denis Martínez". No hubo nadie durante las dos;
horas y medias que duró el concierto brindado este sábado 26 de;
octubre, que no moviera las caderas. ;


Carlos Vives, fue puntual con lo anunciado, frente a su público;
apareció a las 9 de la noche, vestido con unos pantalones;
vaqueros, una camisa azul y en sandalias, y portando en sus manos;
su guitarra arrancó con las primeras notas de uno de sus grandes;
éxitos "La Gota Fría".;
;
Mostró porque es uno de los artistas latinos de mayor éxito, ya;
que con cada una de las canciones interpretadas prendió a la;
gente y mientras más avanzaba la noche, el público se encendía;
más.;
;
Carlos Vives, supo llegar al corazón de los nicaragüenses, al ir;
incluyendo entre las letras de sus canciones estrofas de su "amor;
especial por Nicaragua", y más al ir interactuando y bromeando;
con su público.;


El lleno del estadio, debió arrancar la envidia de los;
organizadores y equipos del béisbol nacional, quienes no tuvieron;
ni la cuarta parte del público presente en la inauguración de la;
temporada, como lo hubo en el concierto de Carlos Vives.;


La noche del Sábado 26, fue la noche del Rey del Vallenato, noche;
donde la gente no sólo bailó y cantó, sino que vibró sin;
detenerse un segundo, estremeciendo el estadio nacional.;


FIEBRE POR EL VALLENATO ;


Una noche de vallenato, regaló Carlos Vives a los más de 15 mil;
personas que asistieron a su concierto, al ir interpretando una;
a una las canciones de su repertorio, donde no sólo fueron sus;
actuales éxitos, sino aquellas que lo llevaron a la cima. ;


Al interpretar Carlos Vives, "La Piragua", el público gritó de;
emoción, el que mantuvo mientras seguían "El amor de mi Tierra,;
Caramelo, Rosa, 19 de Noviembre, Papa Dios y las veintena de;
canciones mezclas de cumbia, rock y ritmo caribeńo. ;


Unos sobre las sillas, otros en las mesas, en las gradas o en los;
hombros de otros, no dejaron de bailar y cantar junto al rey del;
vallenato, sobresaliendo en el mar de gente banderines de;
Colombia.;


"Y vamos a ver como el goza..." así Carlos Vives movió a la;
gente, y no la dejó descansar al seguir con su más reciente éxito;
"Déjame entrar", y aunque cansado y lleno de sudor no dejó de;
cantar, ni sus músicos de tocar ni el público de disfrutar.;


Mientras avanzaba su espectáculo, Carlos Vives fue presentando;
a su familia de músicos, "La Provincia", iniciando con la única;
mujer del grupo, Maité, quien hizo alarde de su baile de cumbia,;
que el público aplaudió sin parar.;


Al son de las flautas, del acordeón, la guacharaca, la batería,;
las guitarras y al interpretar el tema "Carlito", hizo el;
ambiente más candente y las manos del público se movían a uno;
solo.;


"He pasado mucho tiempo pensando en las cosas que se me parecen,;
y la gente de Nicaragua se me parece tanto a mi pueblo", estas;
palabras de Carlos Vives hizo que el público gritara con mayor;
fuerza.;


En los 10 minutos que se tomó para secarse el sudor, la gente lo;
reclamó de nuevo sobre el escenario, pidiendo el tema "19 de;
Noviembre", el cual complació al reaparecer con una camiseta sin;
mangas y una pańoleta en su cabeza.;


"Y la piel se me derrite, y el corazón se me acelera", volvió a;
prender al público, seguido de "La Piragua", y al grito de la;
melodía de "Papá Dios", Carlos Vives arrancó furor.;


Carlos Vives mostró la sencillez que lo diferencia de otros;
artistas, al compartir el escenario con dos muchachas, a quien;
les hizo mover las caderas con su particular baile.;


"Y así espero tu regreso a la tierra del olvido", coreaba el;
público una de las últimas interpretaciones de Carlos Vives,;
quien cerró la noche del vallenato en Nicaragua con la versión;
de "Déjame entrar", con ritmo caribeńo nicaragüense.;