Nacional

Tragedia y heroísmo en hacienda "El Chile"

* Policías hicieron relevos para sacar a Arnoldo José, un joven de 280 libras, en medio de un ambiente de llantos, gritos y movimientos corporales sin sentido * Hijo del ex presidente sacó al trabajador, pero se desplomó a unos metros de llegar al exterior * Policías entraban a la pila, convertida en una cámara de gas, y salían vomitando

— Octavio Enríquez —

Pasado el mediodía del 22 de octubre las radios difundían que;
algo había pasado en El Chile. Arnoldo Alemán Cardenal había sido;
conducido al Hospital Bautista, porque venía de muerte y dos;
policías lucían igual de mal, por un accidente que volteó como;
un calcetín la mańana en la hacienda donde reside el ex;
mandatario Arnoldo Alemán.;


Durante las primeras doce horas del día hubo visitas en la;
hacienda, ubicada en municipio de El Crucero, a unos 25 ó 30;
minutos de la capital. Alemán padre era cuidado por el escolta;
Enrique Vallejos, mientras sus compańeros policías almorzaban y;
en el patio se vaciaba una pila para repararla; una pila que;
luego se convirtió en una cámara de gas y en el heraldo de la;
muerte.;


El comisionado mayor Denis Pérez, jefe de la Seguridad Personal;
de la Policía, ha explicado que el agua de la pila era sacada por;
la bomba y luego puesta en una pipa para ser tirada en otro lado.;
Por esto a medida que iba bajando el nivel, la bomba era colocada;
a mayor profundidad para que pudiera cumplir con su misión. El;
encargado de esto, hasta donde se sabe, era Jorge Palacios de 23;
ańos.;


Palacios había bajado la bomba en dos ocasiones. Pero en la;
tercera cayó a la pila porque, según Pérez, el gas lo botó. El;
resto de trabajadores, entre ellos quienes manejaban la pipa de;
agua, dieron la voz de alarma.;


Alemán Cardenal se introdujo por la escalerilla que conduce a la;
pila para sacar a Palacios. Los escoltas almorzaban a unos 500;
metros del sitio, pero Enrique José Vallejos que acompańa al papá;
de Alemán Cardenal es informado de que el muchacho se ha metido;
en la pila. La pila es estrecha y existe una abertura que,;
conforme a Pérez, es de ochenta centímetros de largo por un metro;
de ancho.;


Fue así como Vallejos dejó a Alemán padre y se introdujo en la;
pila para ayudar al hijo del ex presidente. El resto de escoltas,;
los visitantes y la familia Alemán se movieron hasta la pila, de;
donde fue sacado Palacios.;


Cuando ya salían ocurre un hecho inusitado: Alemán Cardenal,;
faltándole unos metros para llegar al exterior, de pronto perdió;
las fuerzas y cayó en el agua sin que Vallejos pudiera salir.;
"Arnoldo José cayó mareado por el gas y el resto de escoltas;
tenía el objetivo de meterse a la pila y sacar de allí al hijo;
del 'protegido'(Alemán)", cuenta el comisionado Pérez.;


VIENEN LOS RELEVOS;


Estando como estaba Alemán Cardenal es que el teniente Duilio;
Membreńo, jefe de escoltas en ese momento en la hacienda de;
Alemán, decide que el policía Oswaldo Cuarezma se introduzca en;
la pila para apoyar a Vallejos y ayudar a sacar al joven Alemán;
Cardenal.;


Alemán Cardenal era un tipo que a simple vista superaba el metro;
75 de estatura y pesaba más de 280 libras, de acuerdo con la;
descripción policial. Cuarezma no resistió el monóxido de carbono;
que expedía la bomba, aunque estuviera apagada, pues los;
trabajadores hacían esto cuando la pipa estaba llena.;


Cuarezma salió de la pila vomitando. Vallejos y Alemán Cardenal;
continuaban dentro de la pila. El teniente Membreńo decidió al;
ver el estado de Cuarezma que debía ser relevado por el policía;
Rodolfo Núńez, quien había tomado la iniciativa segundos antes.;


"Le orientan a Rodolfo Núńez que auxilie a Vallejos y que trate;
de sacar a Arnoldo José. El jefe de escoltas toma la iniciativa;
de introducir un mecate a la pila con un palo que va amarrado.;
El doctor Alemán está en el parqueo y en una actitud desesperada;
comienza a pedir que saquen a su hijo", relata el jefe de;
Seguridad Personal. ;


La Policía sabía que la situación no era fácil. La pila estaba;
llena de gases que causan malestares y que habían tumbado a dos;
hombres y sacado a un tercero vomitando. Todo era sinónimo de;
peligro.;


HEROÍSMO;


Núńez logra enganchar a Arnoldo José al palo con la cuerda y;
cuando va para arriba, de nuevo el hijo del ex presidente se;
desprende por ausencia de fuerza. Núńez decide quitarse la;
camisa, pero enfrenta una situación complicadísima porque;
Vallejos también estaba desmayado.;


"Por un lado empujaba Arnoldo José y agarraba del pelo a Enrique;
para que la cabeza de éste, el primero que entró a la pila con;
el joven Alemán, no se hundiera en el agua que les llegaba al;
pecho", agrega el jefe policial.;


El policía Núńez no resiste y sube entonces. Aquí fue cuando;
Rosalío Otero, un viejo conductor de la familia Alemán y un;
hombre de casi 60 ańos, se introduce en la pila y gracias a su;
apoyo es que logran sacar a Alemán Cardenal, mientras Vallejos;
seguía en la pila.;


La tragedia seguiría fraguándose y el médico personal de la;
familia Alemán ya se trasladaba desde el kilómetro 11 y medio de;
la carretera Sur. Cuando fue sacado Arnoldo Alemán Cardenal el;
médico ya estaba en la Hacienda El Chile.;


Luego de la aplicación del oxígeno, la revisión del paciente, se;
decide su traslado que concluyó con la muerte del joven en el;
Hospital Bautista. "Otero se metió sin ser policía y para mí es;
un héroe", asegura Pérez.;


Ricardo Antonio Medrano, policía de vigilancia del doctor Alemán,;
se introduce y logra sacar a Otero que está en malas condiciones,;
mientras el cuerpo sin vida de Vallejos estaba en el fondo de la;
pila. Lo sacan y logran llevárselo en el mismo vehículo en que;
es trasladado Alemán Cardenal, pero el primer policía afectado;
no.;


LA MUERTE DE CANO;


"Vallejos debe llevar 30 minutos de estar en la pila, cuando lo;
sacaron era un cadáver. Luego se introduce José Domingo Zavala;
y con la ayuda del inspector Cristóbal Cano se introduce en la;
pila para sacar a Enrique Vallejo, pero Cano queda en la pila;
afectado", ańade.;


A Cano lo saca sin vida el Cuerpo de Bomberos que tardaba en;
llegar, debido a la distancia entre Managua y la hacienda del ex;
mandatario. En medio de los sucesos que acabaron con cinco;
muertos, el puesto de mando de seguridad Personal fue avisado.;
Pérez cogió su vehículo y con velocidad que superaba los 100;
kilómetros por hora se enrumbó a El Crucero. Los mensajes que;
recibían se oían claros: "Comisionado llámeme a los bomberos,;
Ąqué se mueren!". "Se me están muriendo todos aquí", decían.;


Pérez aceleró y vio como pasaba, incluso, algunas de las camiones;
de bomberos que se dirigían al punto. Otero, Cano, Alemán;
Cardenal y Vallejos murieron, producto del accidente, al igual;
que el joven contratado para el trabajo de limpieza.;


LA HISTORIA DE CANO Y VALLEJOS;


Cano era originario de San Isidro, Matagalpa. Durante 1979 había;
ingresado a la Policía, tenía el grado de subinspector y se;
desenvolvía como conductor escolta. En la guerra había cuidado;
a personajes de la Revolución Popular Sandinista como Bayardo;
Arce y Tomás Borge. Este último ex ministro del Interior.;


Vallejos era de Tecolostote, pertenecía a la generación de 1990.;
Fue en su inicio un policía que vigilaba residencias, pero por;
sus características se perfiló como un escolta, un puesto en el;
que murió el 22 de octubre.;


Pérez lo recuerda como un tipo hábil, chispa, de 1 metro 75 que;
lo convertía en un policía con el perfil para ser escolta. Tanto;
Vallejos como Cano fueron elegidos, previo a la campańa de 1996,;
como participantes de un curso de seguridad que dieron unos;
ingleses en Nicaragua.;


El sistema de seguridad, enseńado por los ingleses, sirvió para;
proteger a los candidatos de la época. Vallejos cuidó a Daniel;
Ortega y Cano a Alemán. Pero cuando resultó vencedor el liberal,;
a los dos les fue encomendado el cuido del Presidente electo.;


En 1996 también murió otro Policía, protegiendo a Alemán. El;
nombre de aquel muchacho era Luis Cruz y falleció en una;
emboscada que le hicieron a Alemán en el Jobo, un sitio ubicado;
en Nueva Segovia. Las muertes las recuerda muy bien Pérez, quien;
cuenta que desde 1979 han muerto al menos ocho policías en tarea;
de seguridad.;


"Esta profesión es de peligro. No sabés de dónde te va venir el;
atentado. Los escoltas de la Policía están claros de que hay un;
riesgo de perder la vida. Uno va 'preparando' a la familia de que;
uno puede fallecer. Sin embargo, los familiares sufren las;
consecuencias", dijo Pérez.;
;
El sentimiento que reinó el 22 de octubre fue la impotencia por;
los muertos, y el arrojo y la valentía de policías que se;
metieron a una pila contaminada de gases. Pérez cuenta que los;
policías que menos recibieron dańo por los gases fueron;
trasladados al hospital Roberto Huembes, donde tenían que estar;
sometidos a observación durante dos días. No hicieron caso y se;
fueron a sus puestos, conforme al jefe policial. Después fueron;
"obligados" a someterse a revisión médica.;


El 22 de octubre los policías no llevaban máscaras de gases, ni;
trajes adecuados, sólo el valor como escudo. Cano y Vallejos;
murieron. Recursos para la compra de equipos no hay. La Policía;
de Seguridad Personal (una dirección compuesta por unos 600;
hombres) continúa con un presupuesto de 30 millones de córdobas;
y el temor por los sucesos del día más triste en la hacienda del;
ex presidente todavía se siente en el aire. "Autor anónimo/en la;
alborada/guerrero silencioso...", reza una canción de Katia y;
Salvador Cardenal. Se titula Guerrero del Amor.;