Nacional

Rey del Jaque y todo un símbolo

* Aprendió "a mover las fichas" en el ańo 1947 * Ha tenido partidas de hasta 12 horas consecutivas en algunos campeonatos * "Competí con los maestros más grandes del mundo y no podría decir cuál fue la más grande batalla"

— MARIA HAYDEE BRENES FLORES —

Los grandes reconocimientos para nuestro país en los deportes no;
los han ganado únicamente los jugadores gracias a su desempeńo;
físico como los boxeadores Alexis Argüello, Eduardo "El Ratón";
Mojica o el pelotero Denis Martínez, sino en el ámbito;
intelectual como es el caso del ingeniero Edmundo Dávila;
Castellón, uno de los más grandes exponentes del ajedrez;
centroamericano.;


En su casa, donde nos recibió, muy cerca del lugar que ocupan sus;
títulos universitarios se encuentran dos libreros donde están sus;
tesoros, sus libros, pero sobre ellos sus trofeos y medallas que;
son la prueba de los tres campeonatos nacionales en los cuales;
obtuvo el primer lugar, así como su medalla por el primer lugar;
en el campeonato nacional de México, en el cual participó en su;
época de estudiante.;


Aunque dice haberle dedicado muy poco tiempo a su afición;
deportiva desde que aprendió "a mover las fichas" en el ańo 1947;
gracias a la instrucción de unos vecinos, reconoce que el ajedrez;
no ha sido algo secundario en su vida.;


Y es que desde el punto de vista de los logros internacionales,;
ningún ajedrecistas ha obtenido todos los reconocimientos que el;
ingeniero Dávila Castellón ha cosechado durante los 30 ańos que;
se mantuvo en el pináculo del ajedrez en Centroamérica, El Caribe;
y a nivel olímpico.;


En la década de los 90 jugó de forma irregular y aunque es muy;
modesto al referirse a sus logros, acepta que, aunque ahora hay;
nuevos exponentes en este deporte en Nicaragua, quizás aún no;
tenga un rival en lo que a experiencia y pericia se refiere.;


UN LIBRO PARA SALDAR CUENTAS;


El ingeniero Edmundo Dávila Castellón, que representó a Nicaragua;
en eventos internacionales desde 1953, recientemente presentó su;
libro "Mi vida Ajedrecística", motivado por la admiración;
expresada por las personas amantes del tablero y la necesidad de;
dejar un legado de las mejores 100 partidas ejecutadas por él en;
esta disciplina.;


"Yo nunca he enseńado a nadie a jugar, esta obra que publiqué es;
para saldar una cuenta pendiente en ese ámbito porque considero;
será una herramienta útil que puede servirle tanto a maestros;
como a principiantes, aparte de la breve narrativa de mi vida que;
ha estado relacionada en un 90 por ciento con el ajedrez, por eso;
lo titulé así: "Mi vida como Ajedrecista", afirmó el ingeniero;
Dávila. ;


El libro, comenta el ingeniero Dávila, está escrito en dos;
partes. La primera, quizás el treinta por ciento de la obra, es;
literaria y en la siguiente parte es didáctica y tiene un;
recuento de las jugadas y los movimientos realizados durante las;
partidas a lo largo de cuatro décadas en diferentes eventos;
nacionales e internacionales.;


"En la década de los 80 fui miembro de la Junta Directiva de la;
Federación Nicaragüense de Ajedrez, pero debido a mi trabajo;
nunca estuve inmerso en esa actividad por completo y mi;
participación se limitó a ser jugador", dijo el ingeniero Dávila.;


SU VIDA;
;
Nacido en el ańo 1933, proviene de una familia compuesta por;
siete hermanos. Dice haber aprendido los movimientos básicos del;
ajedrez con unos vecinos, a los cuales no puede llamar maestros.;


"No siempre se tiene un maestro en este deporte, pero yo tuve un;
maestro que me aconsejaba. El ingeniero Joaquín Hurtado era un;
seńor venerable de cierta edad, él se interesó mucho por mí y mi;
carrera como ajedrecista y me dio mucho apoyo moral", recuerda;
el ingeniero Dávila.;


Se graduó como ingeniero civil en la Universidad de México.;
Posteriormente hizo una especialidad en Estructuras de;
Construcción y obtuvo una Maestría en Alta Gerencia otorgada por;
el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas;
(INCAE), cuando la sede de éste se encontraba en El Salvador, y;
ha viajado representando a nuestro país en más de 40 ocasiones;
al extranjero. El último ańo fue en 1999 cuando viajó como parte;
del equipo nacional y a nivel internacional de forma individual.;


HERENCIA;
;
"Podría decir que nadie en mi familia heredó mi afición. Edmundo,;
mi hijo, en un tiempo mostró mucho interés y tenía madera para;
el ajedrez pero tuvo que salir a estudiar a Guatemala y no pude;
infundirle el ajedrez", expresó el campeón del tablero.;


El ingeniero Dávila considera que aprender a jugar ajedrez en;
países como el nuestro es algo fortuito porque no todos tienen;
la oportunidad de hacerlo, por esa razón invitó a quienes ya;
aprendieron y tienen cierta capacidad para el juego a que traten;
de llegar lejos, obtener reconocimientos y por qué no, escribir;
un libro.;


"Un jugador de ajedrez polaco decía que el ajedrez debe ser una;
afición no una obsesión; algunos muchachos estudian ajedrez y lo;
toman muy a pecho, en ocasiones hasta abandonan sus estudios;
profesionales por la fascinación que ejerce el juego, pero eso;
es lo menos recomendable", advirtió el ingeniero.;


LAS COMPETENCIAS;


Si usted observa a dos personas frente a frente, ante un tablero;
de 64 escaques blancos y negros sobre las cuales se encuentran;
colocadas 32 piezas movibles con un reloj cuadrado de fácil;
acceso al lado derecho de cada uno, en silencio casi sepulcral,;
no lo dude, está ante una competencia de ajedrez que tendrá una;
duración de cuatro horas.;


"Las reglas han variado un poco en los torneos internacionales,;
pero aún se permite suspender un juego y continuarlo al día;
siguiente si los jueces así lo determinan. El reloj marca el;
tiempo de reflexión de cada uno de los jugadores que debe cumplir;
con un máximo de 40 jugadas en dos horas, otra forma de perder;
es no cumplir con el tiempo determinado para el juego, por eso;
es que un ajedrecista polaco decía que uno debía incluir como una;
pieza más dentro del juego al reloj", comentó el ingeniero;
Dávila, quien ha tenido partidas de hasta 12 horas consecutivas;
en algunos campeonatos.;


Una de las características del ingeniero Dávila como ajedrecista;
fue su forma natural de jugar.;


"Las prácticas de ajedrez no requieren de un entrenador. Son más;
bien personales. Yo practicaba poco, lo reconozco, pero es que;
el ajedrez está basado un 99.9 por ciento en el ingenio del;
jugador y se estudian algunas cosas, pero no se aplican de forma;
rigurosa porque si te apegas mucho a las reglas también se puede;
perder", afirmó el ingeniero Dávila.;
;
El ingeniero Dávila dijo que no puede determinar cuál fue durante;
sus más de 40 ańos de trayectoria deportiva el rival más fuerte.;


"Competí con los maestros más grandes del mundo y no podría decir;
con cuál hubo más batalla", concluyó el Tri campeón.;


;


RECUADRO ;


HISTORIA DEL AJEDREZ;


;
Este juego se le atribuye al griego Palamedes, quien lo inventó.;
Según se cree, fue durante el sitio de Troya, para distraer a los;
guerreros durante los días de inacción; pero es más probable que;
nos venga de los Persas o de los Chinos, quienes lo dieron a;
conocer a los árabes. Se introdujo a Europa después de las;
Cruzadas.;


Preténdese que habiéndolo ofrecido su inventor a su soberano,;
éste encantado le ofreció la recompensa que quisiera. Pidió un;
grano de trigo por el primer escaque, dos por el segundo, cuatro;
para el tercero y así sucesivamente multiplicando el número hasta;
la casilla número 64 del tablero. El emperador ordenó a su;
ministro que le satisficiera una petición tan modesta, pero hecho;
el cálculo se descubrió que ni todos los graneros del imperio;
hubieran bastado para dar la cantidad de trigo solicitada.;


Entre los personajes de la humanidad que más se han destacado;
como jugadores de ajedrez se encuentran Albert Einstein, Stalin,;
Napoleón Bonaparte y Adolfo Hitler. Sin embargo, el genio más;
grande es considerado el norteamericano Bobby Fisher, quien;
incluso popularizó el ajedrez en Nicaragua, durante su célebre;
match con Boris Spassky, en 1972. ;