Nacional

Jueza falla contra brutal desalojador

* Sentencia desconoce escritura de propiedad de Frank Mena y todo lo actuado por la ex juez Gloria Aráuz * A la vez lo obliga a reparar los dańos ocasionados durante el desalojo, por lo que Mena tendrá que reconstruir las trece viviendas que fueron derrumbadas

— LESBER QUINTERO —

Marianela Paredes, Juez del Distrito Civil de Rivas, imitó recientemente los admirables trabajos que han hecho sus colegas Juana Méndez y Gertrudis Arias, al dictar una sentencia que declara nulo todo lo actuado por su antecesora Gloria Arauz, en el juicio que promovió Frank Mena y que al final provocó el brutal desalojo de trece familias que viven en la comunidad de Mérida, jurisdicción de Altagracia.;


Pero además la judicial declara absolutamente nula la escritura pública número 38 de compra y venta de inmueble que le fue autorizada a Mena en Managua, el primero de diciembre de 1997 ante el notario Alberto Saborío, a la vez lo obliga a responder por los dańos ocurridos durante el desalojo, por lo que tendrá que reconstruir las trece viviendas que fueron totalmente destruidas. Cabe recordar que dicha escena de violencia no solo le costó el puesto de trabajo a la entonces Juez Gloria Aráuz, ya que también las imágenes dieron la vuelta al mundo.;


Como se recordará, el desalojo tuvo su origen con el juicio que arrancó el cinco de marzo de 1999, fecha en la cual Ramón Gutiérrez, apoderado legal de Mena, compareció ante Aráuz, para interponer una demanda por acción reivindicatoria en contra de las trece familias, apoyándose en la escritura número 38, la cual lo reconocía como dueńo de una propiedad de 332 manzanas que están ubicadas en Mérida. ;


Según el juicio que entabló Mena, los precaristas estaban dentro de su propiedad, por lo que desde ese momento inició un proceso judicial que se inclinó a su favor, ya que con todo y que el expediente reflejó algunas contradicciones, al final la ex juez Gloria Aráuz emitió una sentencia a su favor.;


LA JUEZ DEL DESALOJO;


Es así que el 22 de febrero del presente ańo la Juez suplente de Altagracia, Jassel Sandino Rodríguez, se presentó al poblado de Mérida para dar cumplimiento a la orden de desalojo que emitió Aráuz el siete de febrero, con el fin de llevar a cabo la entrega material del local a Frank Mena. ;


Sin embargo, hoy todo se le vino al suelo a Mena ya que la nueva judicial dio lugar al juicio de nulidad de todo lo actuado por Aráuz, el cual promovieron los precaristas después del desalojo, pero a la vez la sentencia declara nula, a la escritura número 38 que presentó el empresario, al argumentar que en el momento en que Mena compró la propiedad a ex miembros de la resistencia, se encontraba en vigencia la ley 209 ŤLey de Estabilidad de la Propiedadť la cual impide vender la propiedades rústicas otorgadas a beneficiarios por medio de títulos de reforma agraria, dejando claro que únicamente pueden ser enajenadas, gravadas o arrendadas cinco ańos después de la entrada en vigencia de la presente Ley.;


VENTA INEXISTENTE;


Por lo que los ex contras jamás podían vender la propiedad a Mena ya que éstos habían sido beneficiados por dos títulos de reforma agraria que les otorgó el gobierno de dońa Violeta Barrios, los cuales según la sentencia están debidamente inscritos en el registro público, Ťpor lo tanto la escritura número treinta y ocho es inexistenteť.;


Por otro lado Mercedes Mejía, representante legal de las trece familias desalojadas, indicó que la actual sentencia viene a demostrar que el juicio promovido por Mena y del cual estuvo a cargo la ex juez Gloria Aráuz, estuvo lleno de procedimientos viciosos que limitaron el derecho de sus representados, violentando así los derechos constitucionales, leyes sustantivas de la república y convenios internacionales, creando de esta forma la inestabilidad e inseguridad jurídica de las personas.