Mundo Oculto

Para un nuevo tiempo

La relación entre las vibraciones personales y las del resto de las energías del cosmos es lo que va dibujando cada día nuestro destino

Magnolia

A medida que los científicos avanzan en el conocimiento del universo, se acercan cada vez más a la sabiduría ancestral de los antiguos magos y astrólogos. Hoy sabemos que el espacio cósmico está recorrido por infinidad de ondas y vibraciones de todo tipo, que la masa de los astros produce fuerzas de atracción irresistibles, que las explosiones de estrellas emiten poderosas radiaciones, y que todo el universo es en realidad un incesante intercambio de energía.
Sabemos también que las estrellas nacen, crecen, envejecen y mueren, como los seres vivos; que los astros pueden encenderse y apagarse; que existen en el cosmos misteriosos “agujeros negros” en los que todo desaparece para siempre, y que al mundo material se opone la “antimateria”, como la imagen de un espejo en el que quizás algún día podremos mirarnos.

Gran fuerza universal
Si a eso añadimos que nuestro tiempo sólo vale aquí en la tierra, que hay otros tiempos y otras dimensiones fuera de ella, veremos que todas estas brillantes teorías y estos descubrimientos de la ciencia estaban ya anunciados por los sabios de la antigüedad. La influencia de los astros sobre nuestro planeta, la presencia de energía y vibraciones de distintos signos, la carga energética que tienen los objetos, los animales y las propias personas; la interrelación entre todas esas energías y su unión en una “Gran fuerza universal”, que ha recibido distintos nombres según las culturas y religiones.
La relación entre nuestras vibraciones personales y las del resto de las energías del cosmos es lo que va dibujando cada día nuestro destino. Existen vibraciones positivas o negativas, y también otras ambivalentes o neutras. Lo que llamamos magia es el arte de utilizar todas las vibraciones energéticas a nuestro alcance para protegernos del mal, alcanzar bienestar y felicidad.

La magia, el poder de dominar
Algunas de esas energías malas o buenas provienen de los astros, del espacio interestelar, o incluso son ondas residuales del pasado del universo. Otras provienen de la tierra, de sus minerales y plantas, de los seres vivos, de sus océanos, nubes y fenómenos climáticos. También los movimientos de rotación y traslación del planeta producen diversos momentos astrales, algunos de ellos con una gran carga energética que debemos saber aprovechar. Todas estas vibraciones cargan también las cosas, los edificios, los espacios urbanos y los objetos de uso cotidiano. ¿Quién no ha oído hablar de casas embrujadas, de esquinas de mala suerte, pulseras curativas o talismanes protectores?
Una de las fuentes más importantes de las vibraciones que influyen en nuestro destino son las personas que nos rodean o que conocemos. Todos nos hemos sentido atraídos por alguien a primera vista, sin saber exactamente por qué, y también sentido aversión por alguien que acabamos de conocer, sin ningún motivo aparente.
Esto es porque las respectivas vibraciones se atraen o se rechazan, pueden haberse atraído o rechazado en vidas anteriores, porque la energía del universo no tiene tiempo ni lugar, pero sí memoria; una memoria infinita que se nos oculta al renacer a una nueva vida, pero que permanece latente en las vibraciones de nuestro inconciente.
La magia ha consistido siempre en el poder de dominar ese universo de vibraciones, para obtener un fin determinado, y, según las épocas y lugares, se han dado diversas explicaciones, utilizado los más variados medios y recursos.

TOME NOTA
* Notas de consulta de la profesora MAGNOLIA. Parapsicóloga. Te ayuda a resolver tus problemas en el amor, contra envidia, mala suerte, estudio, trabajo y negocios. Lectura del tarot, amplia gama de productos esotéricos; baños y resguardos preparados para fin de año y todo tiempo. Atiende de lunes a sábado, de 8:30 de la mañana a 5:00 de la tarde, en el Barrio Santa Ana, de la iglesia de Santa Ana, ½ c. abajo, casa # 2010. Teléfonos : 2662262 / 6990842, Managua.