Mundo Oculto

¿Aves de mal agüero?

La lechuza, ave similar al búho, también rapaz y nocturna, goza y sufre de las mismas supersticiones que el búho

El silencioso y fantasmagórico vuelo de la lechuza común, alimentado por su siniestro canto, constituye una de las razones por las que esta ave nocturna ha sugerido muchos mitos y supersticiones.
Las lechuzas son las aves más fácilmente identificables, poseen dos grandes ojos situados en un rostro redondeado que parece casi humano.
Ésta es, sin duda, la razón de que la mente humana le haya concedido un papel tan importante y poderoso; pues, ¿quién no ha leído relatos acerca de lechuzas que se transformaban en hombres y tenían un poder sobrenatural?
El búho es un ave rapaz nocturna, a la cual se ha considerado tradicionalmente un ave siniestra. Tiene dos mechones de plumas erectas con aspecto de orejas, y los cercos de plumas alrededor de los ojos, incompletos por debajo.
Se cree que la voz del búho pronostica la proximidad de algún acontecimiento terrible, por ser esta ave signo de mal agüero.
Creencia popular
Según la creencia popular, el grito del búho blanco es señal de muerte próxima. También anuncia una muerte en la casa si un búho se posa en un tejado o vuela alrededor de las ventanas por la noche.
Por el contrario, existe la costumbre de considerarlo como amuleto, ya sea vivo, disecado o reproducido, para usarlo como dije o colgante. Al igual que se hacía con el murciélago, existía la costumbre de clavar en las puertas de las granjas búhos con las alas extendidas, porque de esta forma se protegía la casa de maleficios.
En algunos cementerios de Navarra tienen al búho, además de los tradicionales objetos simbólicos.
La lechuza, ave similar al búho, también rapaz y nocturna, goza y sufre de las mismas supersticiones que el búho. Es por tanto un ave de mal agüero. Si se oye su grito anuncia un luto próximo.
Si pasa chillando por encima de la casa donde hay un enfermo, o se posa en el tejado por la noche, se dice que el enfermo muere. Y si se oye su grito durante un parto, vaticina la muerte del recién nacido.
Se cree que las lechuzas se beben el aceite de las lámparas de las iglesias y que además su canto pronostica mal tiempo.
Fuente: web.madritel.es/personales/beamarciel/html/aves.htm