Mundo Oculto

En los brazos de la muerte

En las sociedades occidentales la muerte se ha considerado tradicionalmente como la separación del alma del cuerpo

“Al borde de la muerte” es una expresión acuñada en los años 70 por el médico norteamericano Raymond Moody, para describir los fenómenos casi místicos experimentados por personas que llegan al borde de la muerte, haciendo que el electrocardiograma quede en línea blanca, sin embargo, luego retornan a la vida.
Hasta la publicación en 1975 del ya histórico libro de Moody, “Vida después de la Vida”, muy pocas personas se atrevían a admitir abiertamente haber tenido una experiencia EBM (experiencia al borde de la muerte).
Sin embargo, ya en 1982 una encuesta Gallup revelaba que cerca de 8 millones de norteamericanos adultos afirmaban haber tenido una EBM. Conjuntamente con otros investigadores de las EBM, entre los que se contaban el sicólogo Kenneth Ring, miembro fundador de la International Association of Near Death Studies, de la Universidad de Connecticut, Moody identificó diversos rasgos comunes entre las EBM, aunque cada experiencia es única para quien la vive.
Durante una EBM la persona experimenta sucesivamente uno o más de los siguientes fenómenos:
a) Sensación de estar muerto, o una experiencia extracorporal en que la persona se siente flotar por encima de su propio cadáver mientras mira hacia abajo.
b) Ausencia de todo dolor y un sentimiento de felicidad y de paz.
c) Sensación de moverse a lo largo de un túnel oscuro, hacia una luz que se encuentra al final del mismo.
d) Encuentro con seres inmateriales que brillan, muchos de los cuales son amigos o familiares muertos.
e) Contacto con un guía o ser supremo que conduce a la persona a una revisión de su vida, durante la cual ésta es puesta en perspectiva, pero sin enjuiciar negativamente ningún acto del pasado y, finalmente,
f) Regreso renuente a la vida. A pesar del creciente número de personas que afirman haber tenido una EBM, la experiencia no ha sido científicamente probada, pues todo cuanto se sabe acerca del fenómeno se basa en material anecdótico.
Según los escépticos
Para los escépticos, las EBM no son más que sueños o alucinaciones provocadas por la falta de oxígeno, por la liberación de endorfinas (sustancias analgésicas secretadas por el cuerpo) o por un aumento del nivel en sangre del dióxido de carbono.
Según se ha informado, Ronald K. Siegel, investigador de la escuela de medicina de la Universidad de California en Los Ángeles, reprodujo fenómenos del tipo de las EBM en experimentos de laboratorio, mediante la administración de LSD y de otras drogas, que producían estas alucinaciones.
Los investigadores de las EBM afirman que no hay pruebas que demuestren que las drogas son las causantes de estas vivencias, aduciendo que aunque ciertas experiencias provocadas por drogas pueden asemejarse a una EBM, sin embargo no son lo mismo.
Estos investigadores han argumentado que semejantes explicaciones ignoran el hecho de que muchas personas clínicamente muertas han podido relatar detalladamente sus resurrecciones, o informar de conversaciones escuchadas en otros lugares del hospital mientras aparentemente se hallaban fuera de sus cuerpos.
Fuente: www.losenigmas.com.ar/menu.htm