Mundo Oculto

Fantasmas japoneses

Los fantasmas representan una gran riqueza mitológica en la cultura japonesa. Existen varios tipos de fantasmas, cada uno con habilidades y poderes particulares

La mitología japonesa es un sistema extremadamente complejo de creencias. El panteón Shinto por sí solo se jacta de una colección de más de ocho millones kami (japonés para “dioses” o “espíritus”).
A pesar de la influencia de la civilización china antigua, la religión y la mitología japonesa son únicas. Contienen tradiciones Shinto y budistas así como creencias populares agrícolas. Por otra parte, a diferencia de la mitología griega, nórdica y egipcia, es relativamente difícil distinguir cuál es en verdad un “mito” para los japoneses.
Los fantasmas representan una gran riqueza mitológica en la cultura japonesa. Existen varios tipos de fantasmas, cada uno con habilidades y poderes particulares, algunos buenos otros malos, en fin, se podría decir que hay un fantasma para cada ocasión.
En la era de Edo se creó el modelo del fantasma japonés, en ese tiempo el fantasma era mujer con kimono blanco, sin pies y solía aparecer con este sonido hyu doro doro que proviene del kabuki.
Es especialmente en verano que se suele escuchar y ver en la televisión relatos sobre fantasmas, porque es en esa época que se celebra la “Fiesta de Obon”, en la cual el espíritu de los antepasados regresa a la casa.
En la escuela, en días de campamento los niños hacen grupos y prueban su coraje en el llamado “kimodameshi” (prueba de coraje), yendo a los cementerios o lugares oscuros en la escuela, pero en el camino suelen estar los profesores para dar susto y también para velar por la seguridad de los niños.
Hay atracciones que se llaman “Obake Yashiki” (residencia de los fantasmas) y allí también disfrutan del terror.
A continuación veremos cómo se clasifican los fantasmas según la cultura japonesa.
Obake - Bakemono
Todos los fantasmas japoneses se clasifican bajo el nombre de Obake o Bakemono. La palabra obake deriva del verbo bakeru, que significa cambio o transformación. En efecto, los fantasmas japoneses son cosas que mutan y se transforman, almas que han sufrido un cambio debido a alguna experiencia amarga o simplemente seres que son producto de un hechizo o algo mágico.
Dentro de los Obake están los Yurei (almas en pena), los Yokai (seres de apariencia monstruosa que generalmente tienen un poder en particular), los Oni (Ogros y demonios de la religión budista que habitan entre la tierra y el infierno) y los Henge (animales que se transforman en humanos y tienen poderes sobrenaturales).