Mundo Oculto

El perdón

Puedes perdonar efectivamente a otros sólo cuando tienes un deseo sincero de identificarlos con su ideal

El perdón es la vida de la imaginación. El arte de vivir es el arte de perdonar. El perdón es, de hecho, experimentar en la imaginación la versión revisada del día, lo que hubieras deseado experimentar en lo físico.
Cada vez que uno realmente perdona, vuelve a vivir el acontecimiento como debió haber sido vivido. Entonces nace de nuevo.
“Padre, perdónalos”, no es la súplica que viene una vez al año, sino la oportunidad que viene a diario. La idea del perdón es una posibilidad diaria y, si se hace sinceramente, elevará al individuo a niveles cada vez mayores del ser.
Se experimentará una Pascua diaria, y Pascua es la idea de la elevación transformada, eso debe ser casi un proceso continuo.

Sin perdón no hay paz
La libertad y el perdón están ligados indisolublemente. No perdonar es estar en guerra con nosotros mismos, porque somos liberados de acuerdo con nuestra capacidad de perdonar.
“Perdona y tú serás perdonado”, Lucas 6:37.
Perdona, no sólo por deber o por servicio, perdona porque quieres. Debes tener placer al revisar. Puedes perdonar efectivamente a otros sólo cuando tienes un deseo sincero de identificarlos con su ideal. El deber no tiene impulso. El perdón es una cuestión de retirar deliberadamente la atención del día no revisado y de darle fuerza completa y gozo al día revisado. Si un hombre comienza a revisar, aunque sea un poco de los enojos y problemas del día, entonces trabajará prácticamente en sí mismo. Cada revisión es una victoria sobre sí, y por lo tanto, una victoria sobre su enemigo.
“Los enemigos del hombre son aquellos de su propia casa”, Mateo 10:36.
Su casa es su estado mental. Éste cambia su futuro al revisar su día, cuando el hombre practica el arte del perdón a pesar de la escena objetiva sobre la cual se basan las apariencias. Es necesario revisar con la imaginación y ver una escena nunca antes vivida. El acto de la revisión, efectúa tal cambio que parece totalmente improbable para el realista, el hombre no imaginativo; pero los cambios radicales en las fortunas del pródigo fueron todos productos de un “cambio del corazón”.
La batalla que el hombre libra es llevada a cabo en su propia imaginación. El hombre que no revisa el día ha perdido la visión de esa vida, cuya semejanza es la verdadera tarea del espíritu, transformarla.
Te invitamos a un conversatorio sobre este tema. Contáctanos para grupos de charlas en el Hotel Mansión Teodolinda, todos los sábados a las 4:00 p.m.

*Colaboración de texto de Felipe Flores “Atom-Nicaragua-Antiguas Enseñanzas de los Maestros”. Información y consulta gratis, sitio web: www.atom.org, e-mail:atomnica01@yahoo.com. Telf.: 2547775 / 2669042 / 2892120.