Mundo Oculto

Neptuno

El dios de los mares, es un muy peligroso e inestable elemento; con sus emociones puede provocar hasta terribles tormentas y tempestades

Neptuno es el hijo mayor de los dioses Saturno y Ops, hermano de Júpiter. Neptuno gobierna todas las aguas y mares. Cabalga las olas sobre caballos blancos. Todos los habitantes de las aguas deben obedecerlo, y se lo conoce como Poseidón en la mitología griega.
Neptuno eligió el mar como morada, y en sus profundidades existe un reino de castillos dorados. Con su poderoso tridente agita las olas, hace brotar fuentes y manantiales donde quiera, y encauza su ira provocando los temibles sismos o terremotos.
Este dios es un rey inseparable de sus caballos. Por ésta y más razones, se le simboliza con un caballo. Neptuno no viste con ropajes suntuosos, ya que su aspecto es suficiente para demostrar su poderío.

Un dios inestable
El dios de los mares es un muy peligroso e inestable elemento, con sus emociones puede provocar desde olas tranquilas y pacíficas, hasta terribles tormentas y tempestades, por lo que nunca nadie intenta provocarlo sin un importante motivo.
Neptuno, aparte de sus caballos y de ser conocido bajo la forma de un caballo, tuvo siempre a su lado a los delfines como cabalgaduras y compañeros.
Era el dios que sostenía el planeta en el que vivimos, porque el océano rodeaba la Tierra y era evidente que él desde los mares, soportaba el peso de la tierra firme. además, Neptuno había dado forma a las costas, había arrancado trozos de montañas para formar los acantilados o había pasado la mano por el litoral para dejar suaves playas y abrigadas bahías en las que los barcos encontraban refugio.
Por eso, aparte de tener a su lado sirenas traidoras, a las nereidas inigualables, a las oceanides hermosas y a los tritones poderosos, Neptuno era señor de las ninfas, ondinas y náyades de los lagos, de los ríos, de las fuentes, todas ellas eran parte de su corte y a él le debían pleitesía y obediencia por ser parte del mundo acuático.
Neptuno también gozaba de un estatuto especial, era reverenciado por los hombres porque temían la posibilidad de que la tierra fuera dividida o inundada por el dios.

Descendencia monstruosa
Aunque no fue un amante ni tan afamado ni tan divertido como su hermano Júpiter (Zeus en la mitología Griega), Neptuno tuvo su línea de amoríos apasionados y pasajeros.
Sin embargo, su esposa principal fue Anfitrite, una Nereida que le dio como hijos a los tritones, monstruos marinos con rostros humanos barbados y colas como las de los delfines. Los cabellos son algas, tienen agallas tras las orejas y manos que parecen conchas.

Fuente: es.wikipedia.org