Mundo Oculto

La ouija

Jugar con lo oculto puede dañar a las personas mentalmente inestables

Parte II y última
Un adolescente de 15 años, Colin Roberts, fue encontrado colgado de un árbol junto a una iglesia de Belfast. Esto porque supuestamente el diablo le hablaba por medio de la ouija, una tabla con un puntero con la cual muchos consideran que es posible tener contacto con seres espirituales.
Según relatan testigos, lo último que dijo a sus amigos fue que había hecho un pacto con el diablo y que tenía que ir a una fiesta. Este episodio sucedió un mes después de encontrar muertos unos machos cabríos cerca de una iglesia en una noche de luna llena.
Pero, ¿prueban estos casos que la ouija abre las puertas para que las entidades merodeadoras tengan acceso al mundo de los vivos, como dicen algunos?
En otros casos de actitud criminal sugerida por los “espíritus” podría tener por explicación que una de las personas involucradas mueva el puntero de la ouija deletreando instrucciones para su beneficio. Pero, ¿es posible ponerse en contacto con demonios empleando la ouija?
La mente y lo sobrenatural
El padre Dominic Walker, psicólogo y antiguo consejero de exorcismo del obispo de Southwark, en el distrito londinense de Southwark, que está situado en la orilla sur del Támesis, ha tratado a más de mil personas cuyas vidas habían sido alteradas por fenómenos paranormales.
“No creo que las tablas ouija pongan en contacto con espíritus”, dijo, “pero creo que ponen en contacto las mentes con la materia: por esto son tan peligrosas. Muchos otros psicólogos y psiquiatras están de acuerdo en que jugar con lo oculto puede dañar a las personas mentalmente inestables.
He hablado con muchos adultos y niños que han intentado suicidarse o se han mutilado, declara Gordon Wright, consejero de víctimas de lo sobrenatural.
No describen un acto impulsivo, sino algo por lo que se sienten atraídos como por un imán. Se convierte en una obsesión: algunas veces tienen que hacerlo. Y esto se ha vinculado con lo sobrenatural.
En su revelador libro Dangerous Obsessions, Andrew Boyd también cuestiona el poder paranormal de la ouija. Después de realizar una de las mayores investigaciones sobre el papel de lo oculto en la sociedad, Boyd ha llegado a la conclusión de que algunos individuos que penetran en lo oculto con conceptos de la realidad enfermizos, confusos y a menudo contradictorios, pueden perderse en un mundo sombrío y sobrenatural de mitos, magia y morbosidad. Pueden llegar a trabajar para socavar su propio equilibrio psicológico.
Cláusula de demencia
En conjunto, puede decirse que los miembros menos estables son los que más quedan influenciados por jugar con lo oculto.
El Dr. Geoffrey Scobie, un psicólogo de la Universidad de Glasgow, resume así el debate: las personas altamente susceptibles, un 10 % de la población, se ponen en peligro con sus propios poderes psíquicos.
Pero, ¿deja esto de lado la posibilidad de que el mundo de los espíritus sea el responsable de estos peligros?
“No excluyo esto como posibilidad”, dice. Las personas que ya están psicológicamente en la frontera son las que tienden a convertirse en víctimas. Para ellas jugar con la ouija puede convertirse en una adicción.
Para mucha gente, la obsesión por lo oculto ha ido mas allá de jugar con una tabla ouija. Se ha convertido en un estilo de vida o en una religión tan válida como el cristianismo o el islamismo.