Mundo Oculto

Una ley en ti mismo

La ventaja de ser una ley en nosotros mismos es que proyectamos la causa dentro de nuestro propio mundo, y recogemos el efecto

Para ser “una ley en ti mismo” debes de morar en los mundos superiores, en los reinos del plano del alma y en los planos superiores. Es sobre esta verdad en la que se basa la ley espiritual.
Hasta tanto habitemos en los mundos superiores en el alma, hasta que aceptemos la responsabilidad de ser una ley en nosotros mismos, podemos continuar siendo abofeteados y golpeados por las mareas de las leyes menores, las leyes de los reinos inferiores, bajo la jurisdicción del Señor de las fuerzas negativas, a menudo llamado diablo, Satán y Kal Niranjan.
Mientras que este Señor de la fuerza negativa u oscura esté fieramente tratando de retener el alma en su estado de adormecimiento, sólo está haciendo el trabajo que el Ser Supremo le ha dado. Pues una vez que el alma despierta e inicia su viaje hacia su origen, Kal sabe que ha perdido esa alma en particular, ahora bajo la guía espiritual del Maestro. Esto no quiere decir que Kal no seguirá dándonos golpes y pateándonos bajo la mesa en cada oportunidad que tenga. Pero repito, es parte de su trabajo, y es muy bueno en ello. Algún día hasta él tendrá que pasar por la rueda de nacimientos y muertes para desarrollarse en la perfección del alma.

Causa y efecto
La ventaja de ser una ley en nosotros mismos es que proyectamos la causa dentro de nuestro propio mundo, y recogemos el efecto. No estamos ya a merced de otros que pudieran no tener nuestro mejor interés en su corazón. El individuo sabe lo que es mejor para él, pues nadie lo conoce mejor, con la excepción del Maestro Espiritual, con quien viaja en los planos internos.
Aprende a tomar tus propias decisiones, pues confía en las experiencias que ahora forman parte de tu vida. Esta confianza y esta aceptación de las experiencias con las que él es guiado pueden ser comparadas con el diploma que uno recibe al graduarse. Las pruebas han sido superadas, el graduando puede ahora avanzar en la vida, equipado con habilidades rudimentarias que no sólo le sirven a sí mismo y a su bienestar, sino que consciente o inconscientemente sirven al bien del todo.
Las leyes hechas por el hombre son necesarias en el reino físico, pues sin ellas los peligros en las carreteras serían obvios, aquellos incapaces de vivir pacíficamente en la sociedad, correrían encima de los peatones. Los ladrones y los canallas manejarían al mundo. De esta forma muchas de estas leyes civiles y sociales hechas por el hombre, para mantener una pacífica y “segura” coexistencia, son ignoradas y puestas a un lado por las cortes. Pareciera a veces que al ladrón se le exonera y la víctima es crucificada. Mas no olvidemos esa ley exacta de la causa y el efecto, compensación y retribución. Como cita la Biblia: “La venganza es mía, dice el Señor”, es la ley de retribución a la que aquí se hace referencia.

Te invitamos a conversatorios sobre estos temas, contáctanos para grupos de charlas.
Colaboración de texto, Felipe Flores, Atom-Nicaragua, Antiguas Enseñanzas de los Maestros. Información y consulta gratis, sitio web: www.atom.org-email:atomnica01@hotmail.com-Telf-2547775-2669042-2892120.