Mundo Oculto

Significados del número 7

Los número 7 están profundamente interesados en todos los aspectos del misticismo y de lo oculto. A menudo son clarividentes o dotados de poderes de percepción extra-sensorial.

Significados universales: número mágico que rige los misterios ocultos, las ceremonias mágicas y la clarividencia. Es un número sagrado y místico en casi todas las sociedades, incluyendo la hindú, la egipcia, la griega, la hebrea y la china.
El 7 representa la misteriosa fuerza de Dios en la naturaleza. Es un número indivisible y por lo tanto comparado a Dios. El siete es también el único número capaz de dividir el número de la Eternidad y continuar por si sólo mientras que el número que representa la eternidad existe y a pesar de esto es capaz , cada vez que se suma a sí mismo, de producir el 9. esto quiere decir que produce los números básicos con los que se construyen todos los cálculos materiales y de los que depende el hombre y a través de los cuales se expresa el pensamiento. En el séptimo día Dios descansó y todas las cosas descansaron bajo la influencia del número siete, porque se necesitaba tiempo para la reflexión y la contemplación.
Representa el último paso antes de la terminación y está estrechamente relacionado con la duración de la vida del hombre de 70 años. El octavo paso completa el ciclo de la muerte y lo desconocido. El siete es el número que gobierna los ritmos de la vida. En la antigüedad había siete plantas que tenían una influencia sobre los acontecimientos en la tierra y que también tenían relación con los siete días de la semana. La Luna, el planeta que tiene mayor influencia sobre los ritmos de nuestras vidas, tiene un ciclo de cuatro fases (un mes lunar). Cada fase dura siete días (una semana).
El número siete se encuentra frecuentemente en la Biblia y se le asocia a menudo con poderes mágicos. Otras menciones del número siete son los siete colores del espectro, las siete notas de la escala musical, las siete características de la cabeza humana, las siete vocales del alfabeto griego; los siete principios del hombre, el séptimo hijo de un sétimo hijo, se cree que tiene poderes ocultos. El siete está muy estrechamente relacionado con el desarrollo de una criatura humana desde el momento del nacimiento hasta la edad de dos años y medio, descubrimiento que ha sido efectuado por el Dr. Gin Westcott. La séptima hora después de su nacimiento decidirá si el niño vivirá o morirá. El séptimo día se desprende el resto del cordón umbilical y el día décimo-cuarto(2x7=14) los ojos del niño se fijan en la luz y la siguen. El día vigésimo –primero el bebé es capaz de girar su cabeza(3x7=21), y a los siete meses le empiezan a salir los dientes. A los catorce meses (2x7=14) acostumbra a poder sentarse erguido y a los veintiún meses (3x7=21) empieza a hablar. Finalmente a los veintiocho meses (4x7=28) el niño ya debe saber andar sin caerse. Este número representa el triunfo del espíritu sobre la materia, la unión de tres más cuatro, del cielo y la tierra, de la vida y la sustancia. El Gran Oso apuntando a una estrella fija ( a veces llamada el Eje del Universo) es una manifestación celestial de la verdad fundamental del número siete.
El número siete se encuentra frecuentemente en la naturaleza. Las plantas que florecen de una raza pura tienen siete pétalos exteriores. Son plantas que nunca han sido objeto de polinización (cruzadas con otras plantas), y cada vez son más difíciles de encontrar. El Loto es uno de este tipo puro que nunca pierde su individualidad. Buda se representa a menudo sentado en el centro de una flor de Loto. Buda eligió el Loto porque sus siete pétalos, siempre claramente visibles, representan sus enseñanzas. Buda creía que el espíritu creativo era el origen y el fundamento de todas las cosas y que los siete pétalos representan la función creativa de los siete planetas de los cuales todas las religiones han tenido sus orígenes.

Significados personales:
Los número siete están profundamente interesados en todos los aspectos del misticismo y de lo oculto. A menudo son clarividentes o dotados de poderes de percepción extra-sensorial. Generalmente tienen sueños fantásticos. Son personas solitarias que necesitan pasar mucho tiempo solos para meditar y pensar. Algunos número siete están tan envueltos en sus pensamientos que resultan ser soñadores y poco prácticos y tienden a vivir en un mundo de fantasía propia de ellos. Sus ideas acerca de la religión a menudo no son ortodoxas y de vez en cuando crean sus propias religiones basadas en creencias místicas. Los número siete son altamente intuitivos e imaginativos, éste es el número de los poetas, filósofos y eruditos. Necesitan obtener cierto grado de éxito y de reconocimiento con el fin de realizarse ellos mismos, pues de lo contrario están frustrados y amargamente desengañados de la vida. A los número siete les gusta viajar, porque el constante cambio de escenario atrae a su naturaleza inquieta y les da la oportunidad de experimentar directamente diferentes culturas y formas de vida. Los número siete negativos pueden ser propensos a la depresión o melancólicos mientras que otros son reservados, sarcásticos e inclinados a ser perezosos. A veces son totalmente confusos e incoherentes en su forma de hablar.
En la vida privada los número siete son personas apasionadas, con una gran profundidad de ternura. Son comprensivos, amables, bondadosos y sinceros en todo lo que dicen y hacen. Tienen poco o ningún sentido del dinero y a menudo viven por encima de sus propios medios, son personas con magnetismo y muy individuales. Símbolos : el Candelabro de siete brazos. Signos : la Estrella de siete puntas.