Mundo Oculto

Leviatán

Algunos eruditos bíblicos consideran que Leviatán representa las fuerzas preexistentes del caos, mientras otros lo ven como un ser monstruoso de las profundidades marinas

En el Antiguo Testamento, Leviatán es una bestia marina, a menudo asociada con Satanás, creada por Dios. El término Leviatán ha sido reutilizado en numerosas ocasiones como sinónimo de gran monstruo o criatura.
Las referencias bíblicas a Leviatán parecen haberse desarrollado por una leyenda cananita que implica una confrontación entre Hadad (Baal) y un monstruo marino de siete cabezas al cual Hadad logra derrotar, también se asemeja a la épica de la creación babilónica "Enuma Elish", en la que el dios tormenta Marduk asesina a su madre, el monstruo marino y diosa del caos y la creación, Tiamat, y crea la tierra y los cielos de las dos mitades de su cuerpo.
También se hace mención a estos dos seres de la mitología sumeria en el libro de H.P. Lovecraft "El Necronomicon".

El caos
Algunos eruditos bíblicos consideran que Leviatán representa las fuerzas preexistentes del caos.
Algunos intérpretes sugieren que el Leviatán es un símbolo de la humanidad en oposición a Dios, y no es más literal que las bestias mencionadas en Daniel y Revelación.
En la demonología medieval, un Leviatán es un demonio acuático que intenta poseer a las personas, siendo éstas difíciles de exorcizar.
Durante la edad de oro de los viajes marinos, los marineros europeos vieron al Leviatán como una gigantesca ballena-monstruo del mar, o generalmente una serpiente marina, que devoraba naves enteras al nadar alrededor de los cascos tan rápidamente que creaba un torbellino.
Del mismo modo, hay quienes postulan un paralelo entre Leviatán y otras criaturas marinas mitológicas, tales como los Naga de siete cabezas de la mitología hindú y del Oriente Medio.

El Leviatán y la criptozoología
El uso de la palabra para describir a cualquier monstruo marino ha dado pie, incluso, a que la criptozoología crea en su existencia real como una criatura desconocida.
En su libro, “En la búsqueda de sobrevivientes prehistóricos”, el criptozoólogo Dr. Karl Shuker considera al Leviatán como un mito inspirado, por lo menos en parte, por avistamientos de un hipotético monstruo marino tipo Mosasaurio. Bernard Heuvelmans, en su libro “Dans le sillage des monstres marins”, consideraba que esta entidad era un tipo de "Ciempiés marino".