Mundo Oculto

Ser religioso no significa ser salvo

Benedicto XVI explicó que para conseguir la vida eterna, “no bastará declararse amigo de Cristo, vanagloriándose de falsos méritos”

El papa Benedicto XVI advirtió a los católicos que existe la tentación de “interpretar la práctica religiosa como fuente de privilegios o seguridades” para la salvación. Esto lo dijo durante la celebración del Ángelus en la residencia pontificia de Castel Gandolfo, a 30 kilómetros de Roma.
El fin de semana Benedicto XV expresó, citando las palabras de Jesús en la Biblia, que “todos pueden alcanzar la vida eterna” pero “la puerta es estrecha” y no “hay privilegiados”.
“El paso a la vida eterna está abierto a todos pero es estrecho porque es exigente, pide empeño, abnegación y mortificación del propio egoísmo”, añadió.
No se vanaglorien
Benedicto XVI explicó que para conseguir la vida eterna, “no bastará declararse amigo de Cristo, vanagloriándose de falsos méritos”.
“La verdadera amistad con Jesús se expresa en el modo de vivir, con la bondad del corazón, con la humildad y la misericordia, el amor por la justicia y la verdad, el empeño sincero y honesto por la paz y la reconciliación”.
Según el Pontífice, ésta es la “verdadera carta de identidad” que califica a las personas como “amigos” de Jesús, y el único “pasaporte” que permitirá entrar en la vida eterna.
Hay que esforzarse
“Si queremos pasar por la puerta estrecha, tenemos que esforzarnos en ser pequeños y humildes con Jesús”, instó el Papa a los fieles católicos.
El Papa saludó a un grupo de musulmanes, ortodoxos, luteranos y católicos procedentes de Kazajistán, que han participado en una serie de encuentros en el Vaticano, y dijo que estas reuniones “son la señal de la esperanza que la comprensión y el respeto recíproco entre las comunidades religiosas puede derrotar la desconfianza y promover un camino hacia la paz”.