Mundo Oculto

Fantasmas del aire


La insólitas investigaciones aseguran que en los años setenta apariciones fantasmagóricas rondaron varios aviones de la ruta Nueva York con destino a Miami
El 29 de diciembre de 1972 partió un avión trirreactor Whisperliner L-1011 del aeropuerto internacional John F. Kennedy, en Nueva York, con destino a Miami.
Al llegar a Miami y accionar los mandos, comprobaron que parte del tren de aterrizaje no respondió. Luego de un rato de gran tensión, el Whisperline L-1011, identificado como el Vuelo 401, se precipitó vertiginosamente, cayendo en la zona pantanosa de los Everglades. De las 176 personas que componían el viaje sólo sobrevivieron 77.
El comandante de la aeronave Bob Loft y su primer oficial Albert Stocckstill fueron rescatados ya muertos; mientras que Don Repo únicamente pudo luchar un día más contra la muerte.

El misterio
Lo verdaderamente insólito comienza a partir de ese momento: dos de los tres pilotos, Bob Loft y Don Repo, se aparecerían a tripulantes y pasajeros de los vuelos de la antigua línea Eastern en el trayecto Nueva York-Miami. Aunque la empresa aérea ocultó y negó tal situación, y prohibió a su personal comentarios al respecto, algunas informaciones se “filtraron”.
Fue así que el investigador John Fuller se interesó en el caso de los vuelos Nueva York-Miami de Eastern Airlines, concluyendo que “hay extrañas apariciones que pueden catalogarse como sucesos paranormales”. Estos aparecen en forma de espectros que se ven flotando sobre las alas de los aviones, como nubes fantasmagóricas y, en algunos casos, surgen voces “de ninguna parte”.

Varios casos
Entre algunos informes recogidos por Fuller se menciona que en marzo de 1973 las azafatas Denisse Woodfrud y Ginny Packard, trabajando en un mismo vuelo de la empresa Eastern, desde Nueva York, con destino a Miami; ven por separado la presencia de un “ser incorpóreo” al que vieron surgir de una pequeña nubosidad y cuyo rostro claramente era identificable con el de Don Repo.
En el mismo año, precisamente en el mes de septiembre, una azafata al prepararse para despegar desde Nueva York (por supuesto, con destino a Miami), observa que hay un pasajero de más que no figura en la lista, sentado en primera clase, vestido con uniforme de comandante de la empresa.
Al inquirirle sobre por qué no figura en la lista de pasajeros y quién es, y no recibir respuestas, llama a una compañera, que tampoco tiene éxito. Entonces llamaron al comandante de la nave. Cuando éste llegó con una expresión de asombro dijo: “Pero si es Bob Loft”, según dicen el hombre se desmaterializó ante sus ojos.
Bob y Repo continuaron apareciendo en distintas situaciones y ante diversos testigos; pero tal vez el hecho que técnicamente reviste mayor importancia es el que ocurrió en febrero de 1974, pues en esta ocasión Don Repo dio aviso de un próximo incendio en la nave.
Al susto inicial se agrega que cuando el avión llega a Miami, uno de los motores no respondió y al tocar la pista, la nave se incendió. Un rápido operativo evitó la tragedia.
Fuller concluyó que el fenómeno forma parte de lo llamado Psicometría, donde “las apariciones acuden allí donde hay un objeto o conjunto de los mismos que les resulten familiares”. Si bien las apariciones de Loft y Repo son reiteradas y enigmáticas, de ninguna forma son las únicas; se habla de varios casos similares, que involucra aviadores ya muertos que se presentan a sus antiguos camaradas.