Mundo Oculto

Los grandes y la muerte

¿Cuánto nos enseña el cosmos como para recibir señales o interpretaciones sobre el ciclo de vida de un ser humano?

El término “grandes” lo aplica el pueblo a aquellas personalidades que han marcado la historia, en cualquier disciplina, pero más se le vincula al ejercicio del poder político o la dictadura. Sea dirigente vivo, filántropo, magnate, sabio brillante, mujer distinguida, papa, rey, presidente, premio Nobel, primera dama… en fin, las “vacas sagradas”.
El viejo adagio “la muerte iguala a grandes y pequeños” es una verdad irrefutable que cobra vigencia cuando el ángel de la muerte en su figura espectral, esquelética y terriblemente divina “se lleva a un grande de este mundo”, entonces cunde el estremecimiento en las vastas mayorías. Se corta el hilo de la vida en su día y en su hora, de acuerdo con la sabia ley del destino, y se llega la hora del sepulcro y del juicio ante los tribunales del karma.

Ciclos solares, eclipses, profecía y muerte
¿Cuánto nos enseña el cosmos como para recibir señales o interpretaciones sobre el ciclo de vida de un ser humano? Pueden ser distintos los métodos o medios, ya sea por la vía de los astros, el tarot profundo, la cábala, la videncia, la profecía, entre otros.
Es famosa la profecía que hizo la señora Jean Dixon diez años antes de que John F. Kennedy fuera Presidente de los Estados Unidos, donde lo “miró” bañado en sangre, y desde tiempos antiguos, sucedió lo mismo con Julio César en Roma. En América las visiones aztecas sobre la llegada de los españoles, la caída del Imperio, la muerte de Moctezuma; las visiones de los sabios incas sobre Manco Cápac y también la caída de dicho Imperio.
La astrología ha observado que el nacimiento y muerte de los “grandes” se asocia con eventos astronómicos como eclipses y conjunciones solares, a la hora de morir, por parte del afectado.

Fidel Castro:
astrología y profecía
Fidel Castro, nacido el 13 de agosto de 1926, a las dos de la mañana, en Birán, tiene el sol en Leo, al igual que Napoleón, Alejandro Magno, así como Hugo Chávez.
Kirón, el dolor, actualmente está en su Casa VIII, la de la muerte. En nuestros Pronósticos 2007, señalamos que este año era el más crítico en toda su existencia.
Existe una profecía del santo prelado catalán Antonio María Claret; fundador de la Orden Claretiana, quien fue Arzobispo de Cuba en 1840.
El padre Claret, en estado de éxtasis, habló que a “la Sierra Maestra llegaría un joven osado de la ciudad, que subiría con las armas en la mano, que vestiría uniforme no tradicional, jamás visto en el país, que muchos de sus seguidores llevarían rosarios y crucifijos colgados al cuello, y que bajarían triunfantes con barbas, y que este joven gobernaría el país cerca de medio siglo, y que ese joven ya viejo, moriría en su cama.
El 13 de agosto, Fidel Castro llegó al umbral de los 81 años, ya veremos qué tanto se le alarga el hilo de la vida o si éste ha sido truncado. Los astros no indican buenos augurios.