Mundo Oculto

Wendigo

El Wendigo se personifica unas veces como el viento sobre las copas de los árboles o como un espíritu, otras como un ser musgoso que habita en lo profundo del bosque y otras como una terrible criatura mitad bestia mitad hombre

“El Wendigo” (también conocido como windigo o witiko) es una criatura o espíritu propio de la mitología de los indios del norte de EU y Canadá que se supone habitaría en los bosques más septentrionales y profundos del continente americano.
Aparentemente es una personificación del llamado atávico --y la fascinación rayana en la locura-- que los bosques profundos y la naturaleza más salvaje provocan en los hombres, y, en su faceta más oscura, un mito para explicar la bestia en la que se puede convertir un ser humano cuando hace caso de dicho llamado.
¿Caníbales?
Pudiera, al parecer, estar relacionado este mito con historias entre los pueblos indios acerca de casos de canibalismo para sobrevivir a los duros inviernos de estas duras zonas del citado continente.
En psiquiatría se ha considerado la psicosis por windigo como un caso de psicosis particular y propia de una cultura (en este caso la amerindia).
El Wendigo se personifica unas veces como el viento sobre las copas de los árboles o como un espíritu, otras como un ser musgoso que habita en lo profundo del bosque y otras como una terrible criatura mitad bestia mitad hombre. El Wendigo “llama” a sus presas por su nombre, y cuando éstas oyen su llamado no pueden evitar el correr a las profundidades del bosque y perderse para siempre.
Leyendas y cuentos
En el famoso cuento de “Algernon Blackwood” titulado “El Wendigo” (ver “Los Mitos de Cthulhu” en Alianza Editorial), aparece como un ser temido por los indígenas de los bosques del norte de América, comedor de musgo y no de humanos. Personifica el llamado atávico de la naturaleza al animal que supuestamente llevamos todos dentro, ya que sus víctimas oyen una voz que les llama, y como hechizadas, inician una alocada carrera que les conduce a lo más profundo de las selvas boscosas del Gran Norte a gran velocidad (y altura), quemándose sus pies (que se convierten en garras) y sangrando sus ojos.
Las leyendas acerca del Wendigo son numerosas, así en unas es una personificación de un gran cazador que se perdió en el bosque y por alimentarse con carne humana fue castigado y se transformó en algo parecido a un zombie, con Grandes Manos con garras y muy ágil, que se alimenta de carne humana.
En otras se dice que es un espíritu del bosque, corpulento y con pelo blanco, que se alimenta de musgo. En casi todas se cuenta que comía guerreros que se aventuraban demasiado en los grandes bosques desiertos y helados del norte de Estados Unidos y Canadá y que se perdían en los mismos.
En la criptozoología, la leyenda del Wendigo suele tratar de relacionarse como una variante o pariente de Pie Grande.