Mundo Oculto

El legendario origen del Cadejo

Se dice que es un perro que aparece a quienes deambulan a altas horas de la noche

El Cadejo es un animal de leyenda de la región mesoamericana extendida entre la zona rural e incluso urbana. De México a Honduras, en El Salvador, Nicaragua y hasta en Costa Rica es conocido este ser sobrenatural que tiene dos versiones: una negra y otra blanca.
La historia del cadejo es que es un perro que se aparece a la media noche. Si a una persona se le aparece el perro negro, le aparece un perro blanco que lo defiende, pero si esta persona es mala la mata.
El bien y el mal
En El Salvador la leyenda dice que tras observar todos los males que aquejaban al pueblo, Dios decidió crear una figura que atemorizara al humano, pero con el fin de protegerle. De allí surgió un ser con morfología de perro, con los ojos rojos y de color blanco como las nubes, el que se encargaría de protegerle. El demonio, enojado por la acción del Padre, formó una copia idéntica pero de color negro, que provoca pavor en aquel que le observa.
Existen por tanto los cadejos blanco y el negro; el primero representa la bondad y a quien se lo encuentre lo cuida. El negro, por el contrario, de ser molestado, atacará a quien lo perturbe. Incluso, el cadejo blanco eventualmente defiende a quien resguarda al encontrar al cadejo negro en su camino, trabándose entre los dos una fiera lucha.
En México
Se presenta generalmente en la región de Soconusco, en el estado de Chiapas. Se asemeja definitivamente a un perro negro con abundante pelaje, ojos rojos y pezuñas.
Para hacer amistad con él es necesario caminar cerrado, con los pies juntos, pues esto evitará que el ser se meta en medio y se lleve con él a la víctima. Cuando esté cerca hay que dar un escupitajo en la palma de la mano, y dárselo.
Según cuenta esta leyenda, un joven es maldecido por su progenitor a volverse un alma en pena con la figura de un perro negro de gran tamaño y cubierto de cadenas. La misión del Cadejo es advertir a la gente que se da a beber y a enfiestarse que sigan el camino de la virtud, mediante el miedo que causa su aparición en las noches.
Otra versión
En Costa Rica se le conoce como “Cadejos”, surgió en las carnes de un sacerdote, el cual deformó el sentido religioso de la comunidad en la que era cura párroco. Por ello, Dios lo castigó condenándole a permanecer cien años en la figura de un animal.
Pasados los cien años, el Cadejos se suicidó arrojándose al cráter del volcán Poás. Pero se dice que no murió y que es él quien provoca los estremecimientos del coloso.
En este país se afirma que el Cadejos es un espectro con forma de perro negro cargado de cadenas. Sus ojos refulgen en la noche y su cola es larga y mechuda. Tiene patas de cabra y dientes de jaguar.