Mundo Oculto

La serpiente Pitón de Delfos

Pitón protegía un antiguo oráculo que Temis tenía en Delfos y a esta serpiente le había sido vaticinada su muerte a manos de un hijo de Leto

Hija de Gea. Era una serpiente o un dragón que asolaba la Fócida devorando hombres y animales, así como contaminando las aguas del lugar.
La Fócida o Focia es una antigua región del centro de Grecia atravesada por el gran macizo del monte Parnaso. En época de la Grecia Clásica una parte de esta región, la que está situada al pie de dicho monte, tenía el topónimo de Pyto. Este lugar también es el conocido como Delfos.
El nombre fue tomado de la serpiente Pitón, que vivía en una cueva de estos parajes y a la que el dios Apolo dio muerte para apoderarse de su sabiduría y ser él quien presidiera el oráculo.

Vaticinan su muerte
Pitón protegía un antiguo oráculo que Temis tenía en Delfos. A esta serpiente le había sido vaticinada su muerte a manos de un hijo de Leto. Por esta razón, o quizás por encargo de la celosa Hera, el monstruo intentó eliminar a la infortunada Leto, cuando se hallaba embarazada de los gemelos Apolo y Artemisa.
Para vengarse, cuando solo contaba con unos pocos días desde su nacimiento, Apolo asaeteó a la serpiente con sus flechas, asentándose desde entonces en el oráculo. A partir de aquel momento, el emplazamiento pasó a ser conocido como el oráculo de Apolo en Delfos.
La mitología cuenta que después de dar muerte a la serpiente, Apolo guardó sus cenizas en un sarcófago y fundó en su honor unos juegos fúnebres que se llamaron Juegos Píticos.
Más tarde corrió la leyenda de que ese sarcófago se hallaba enterrado debajo del ónfalos, en el templo de Apolo en Delfos.

Las pitonisas
De este nombre derivó el de pitia o pitonisa, nombre que se le fue dando a las mujeres que interpretaban las respuestas, es decir, el oráculo. Al templo de Apolo se le llamaba también Pition y al mismo Apolo en Delfos se le llamó Apolo Pitio.
La leyenda y la mitología cuentan que en el monte Parnaso y cerca de esta fuente se reunían algunas divinidades, diosas menores del canto, la poesía, llamadas musas, junto con las de las fuentes, llamadas náyades. En estas reuniones Apolo tocaba la lira y las divinidades cantaban.
El oráculo de Delfos estaba situado en un gran recinto sagrado dedicado principalmente al dios Apolo, que tenía en el centro su gran templo.
El oráculo de Delfos influyó en gran manera en la colonización de las costas del sur de Italia y de Sicilia. Llegó a ser el centro religioso del mundo helénico.

Fuente: www.rinconcitomagico.com