Mundo Oculto

La cruz invertida

Hay muchos que consideran la cruz invertida como un símbolo satánico, sin embargo, los estudiosos de las Santas Escrituras explican que su significado es mal interpretado

Hay quienes hacen conjeturas sobre una silla utilizada por el Papa en Belén, que en su respaldar tiene una cruz invertida, haciendo conclusiones de que el Papa es el anticristo.
En realidad la cruz invertida originalmente es uno de los símbolos claves en la Iglesia Católica porque san Pedro murió en una cruz de cabeza.
Por la historia sabemos que san Pedro dijo que el no era digno de morir como su maestro, en una cruz, que si muriese en una cruz, que fuera en una cruz invertida, como diciendo: No soy nada comparado con mi Señor Jesucristo.
De esta manera la cruz invertida es un signo de humildad del apóstol Pedro. Esto según comenta Tertuliano a fines del siglo segundo y también narrado en Orígenes (en Eusebio, "Hist. Eccl.", II, i). Este último sostiene que: "Pedro fue crucificado en Roma con su cabeza hacia abajo, como él mismo había deseado sufrir".
Al morir en una cruz invertida, eso se quedó como un símbolo de san Pedro, es por eso que en la silla donde está sentado el Papa en Belén se ve una cruz invertida, porque el Papa es el sucesor de san Pedro.

Mal uso de la cruz invertida
Leída la acepción católica del simbolismo de la cruz invertida, no parece tener cabida dentro del satanismo y parece inexplicable por qué se emplea como símbolo satánico esta cruz.
Entonces, ¿por qué algunos artistas usan una cruz invertida como símbolo del mal? Muy sencillo: precisamente porque ellos saben que como la cruz invertida es un símbolo del Papa y del catolicismo, es la forma de algunos de mostrar su rechazo y desprecio a esa fe, otorgando al símbolo un sentido negativo.
La explicación es fácil, el rito satánico es una contraposición del cristiano, en sus misas negras tratan de ridiculizar las misas católicas y frecuentemente varían el orden de sus ceremonias, profanan sus símbolos y entre ellos la propia cruz. Para ello suelen simplemente girar un crucifijo con la imagen de cristo rotando su cabeza hacia el suelo, dejando de este modo una cruz invertida.
Como se puede comprobar la inversión de la cruz, en este caso se emplea como blasfemia y aversión a Jesucristo y a la cristiandad. Es por eso que se ha atribuido la imagen de la cruz invertida a este sacrilegio de forma habitual y de una forma generalizada.

*Tomado de www.defiendetufe.org